Universidades y capitalismo
enero 17, 2011

En días recientes Rebelión subió a su página un breve artículo que el brillante marxista inglés Terry Eagleton (profesor invitado al Curso de Problemas Contemporáneos de la Teoría Marxista organizado por el PLED, dicho sea al pasar) había publicado poco antes en The Guardian. El tema que aborda es nada menos que la relación entre universidades y capitalismo, algo que me permití explorar en un par de ensayos luego publicados por la Editorial Espartaco de Córdoba bajo el título Consolidando la explotación: la academia y el Banco Mundial contra el pensamiento crítico. La tesis central que unifica ambos ensayos es que, revirtiendo su papel histórico, la universidad se había convertido -por supuesto, siempre en mayor o menor grado según los casos- en una institución francamente hostil contra toda forma de pensamiento crítico y que su función actual era aceitar los mecanismos de la explotación capitalista. Esta tesis generó mucha irritación en ciertos medios que todavía se aferran a una visión de la vida universitaria que no se compadece con la realidad actual y que permanece fijada a una época, los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, en donde la universidad desempeñaba en gran medida ese papel. Por cierto, hay algunos sectores que dentro de las universidades tratan de desarrollar el pensamiento crítico. Por eso sigue siendo un campo de batalla y nada aconseja abandonar la lucha para recuperar a la universidad. Pero las perspectivas están lejos de ser optimistas, como lo demuestra también, a partir del examen de la experiencia británica, el artículo de Eagleton que reproducimos a continuación. Su tesis, que compartimos plenamente, es que la universidad, entendida en su sentido más genuino, es incompatible con el capitalismo. 

 
La muerte de las universidades
La academia se ha transformado en una sirvienta del status quo. Su enfermedad es mucho más profunda que los aranceles estudiantiles.
Terry Eagleton
¿Están a punto de desaparecer las humanidades de nuestras universidades? La pregunta es absurda. Sería como preguntar si está a punto de desaparecer el alcohol de los pubs, o la egolatría de Hollywood. Igual que no puede haber un pub sin alcohol, tampoco puede existir una universidad sin humanidades. Si la historia, la filosofía y demás se desvanecen de la vida académica, lo que dejarán tras de sí serán instituciones de formación técnica o institutos de investigación empresarial. Pero no será una universidad en el sentido clásico del término, y sería engañoso denominarla así. (clic abajo para continuar)
Tampoco, empero, puede haber una universidad en el sentido pleno del término cuando las humanidades existen aisladamente de otras disciplinas. La manera más rápida de devaluar estas materias – aparte de deshacernos enteramente de ellas – estriba en reducirlas a un agradable complemento. Los hombres de verdad estudian Derecho e Ingeniería, mientras que las ideas y valores están para los mariquitas. Las humanidades deberían constituir el núcleo de cualquier universidad digna de ese nombre. El estudio de la historia y la filosofía, acompañado de cierto conocimiento del arte y la literatura, debería contar tanto para abogados e ingenieros como para quienes estudian en facultades de artes. Si las humanidades no se encuentran tan gravemente amenazadas en los Estados Unidos es, entre otras cosas, porque se contemplan como parte integral de la educación superior como tal.
Cuando surgieron en su actual configuración a finales del siglo XVIII, las llamadas disciplinas humanas tenían un papel social crucial, que consistía en nutrir y proteger la clase de valores para los cuales un orden social filisteo tenía muy  poco de su precioso tiempo. Las humanidades modernas y el capitalismo industrial estuvieron más o menos emparejados al nacer. Para conservar un conjunto de valores e ideas bajo asedio hacían falta entre otras cosas instituciones conocidas como universidades, apartadas de algún modo de la vida social de todos los días. Ese apartamiento significaba que el estudio humano podía ser lamentablemente inútil. Pero permitía asimismo a las humanidades emprender una crítica al saber convencional.
De vez en cuando, como a finales de los años 60 y en estas últimas semanas en Gran Bretaña, esa crítica se lanza a la calle, y se dedica a confrontar cómo realmente vivimos con como podríamos vivir.
De lo que hemos sido testigos en nuestro tiempo es de la muerte de las universidades como centros de crítica. Desde Margaret Thatcher, el papel de mundo académico ha consistido en servir al status quo, no en desafiarlo en nombre de la justicia, la tradición, la imaginación, el bienestar humano, el libre juego de la mente o las visiones alternativas de futuro. No cambiaremos esto simplemente con una mayor financiación de las humanidades por parte del Estado, por oposición a un recorte que las deje en nada. Lo cambiaremos insistiendo en que una reflexión crítica sobre los valores y principios debería ser central para cualquier cosa que acontezca en las universidades, y no sólo el estudio de Rembrandt o Rimbaud.
En última instancia, las humanidades sólo pueden defenderse poniendo de relieve cuán indispensables son; y esto significa insistir en su papel vital en el conjunto del aprendizaje académico, en lugar de protestar diciendo que, como a algún pariente pobre, no es mucho lo que cuesta mantenerlas en casa.
¿Cómo puede lograrse esto en la práctica? Financieramente hablando, no ha lugar. Los gobiernos están empeñados en reducir las humanidades, no en extenderlas.
¿Pudiera ser que invertir demasiado en enseñar a Shelley significase quedar rezagados respecto a nuestros competidores económicos? Pero no hay universidad sin indagación humana, lo que significa que las universidades y el capitalismo avanzado son fundamentalmente incompatibles. Y las implicaciones políticas que eso conlleva van bastante más allá de la cuestión de los aranceles estudiantiles.

26 Comentarios

  1. Gege Dai
  2. Meiqing Xu
  3. chenlina
  4. 小 Gg
  5. Hua Cai
  6. Zheng junxai5
  7. chenlina
  8. María Esther

    Profesor, una cocita chiquitita! Por ahí sirve para el debate. El tema que se plantea respecto a las Universidades, de su deshumanización, creo que no es otra cosa que su vaciamiento ideológico que diría, si ud. me lo permite, desde la noche de los bastones largo en nuestro País, política que lo profundiza la dictadura en el 76 y los gobiernos que lo siguen.
    El tacherimso es parte de lo que después se denomina "neo" liberalismo(capitalismo rancio), desestructuración del estado y para eso se metió mano a la educación, vaciarlo de contenido crítico. En lugar de profesionales, las facultades fueron formando "tubitos" para los laboratorios del libre mercado. Endiosamiento de las ideas liberales a contrapelo del cualquier analisis critico de la realidad social, el desapego y desprecio a la dialectica marxista, creo que esto ultimo como parte del "fin de las ideas" y obviamente su ignorancia.
    Santiago (como tantos otros) condena -otra vez- a la Cuba de Fidel; pero lo que el no sabe es que cualquier cubano -por humilde que sea- conoce muchos mas que cualquier argentino los problemas que aquejan al apoderamiento del Acuifero Guaraní ( la reserva mas grande del mundo de agua dulce)donde las garras del imperio yankee practicamente se ha adueñado de todo, con el "cuentito" de que vienen a enseñarnos como cuidar nuestras reservas naturales.
    Maria Esther

    Responder
  9. Alberto Sladogna

    Atilio: unos comentarios: a.- puede seguir siendo válido la cuestión de los "aparatos ideológicos del Estado" cuando asistimos al deshuese del Estado; b.- Respecto de las Universidades, en mi caso:practico el psicoanálisis y te aseguro que la "burocracia de los puestos" de la "izquierda" deja pequeños a las practicas de Stalin; y c.- por último, quizás y sólo quizás, a partir de observar que "nuestra" filosofía, "nuestro" psicoanálisis ha dejado de lado estudiar y ver las particularidades del lugar donde vivimos, la ciudad de CABA y tomar ciertas distancias con elementos particulares de las sociedades Europeas donde surgieron esas filosofías y el psicoanálisis. Disculpa el abuso de tu espacio

    Responder
  10. Anónimo

    Perdón, mi nombre es :
    Santiago González.

    Responder
  11. Anónimo

    Hola Atilio:
    Me gustó el análisis de Eagleton, me parece que está en plena coicidencia con el estudio que hizo Louis Althusser entendiendo a las Universidades y escuelas como aparatos funcionales e idelógicos del estado.
    Cabe aclarar de qué tipo de estado estamos hablando, evidentemente estamos hablando de un estado burgués, que busca reproducir, como muy bien lo señala Althusser un sistema económico, un sistema de valores ( adheridos al capitalismo, si es que se puedan hablar de "valores" en el mismo; lo dejo a debate), un universo simbólico al fin.
    Estudio Filosfía en la UNT (Universidad Nacional de Tucumán), y en todo nuestro programa, no existe el Materialismo dialéctico, ni siquiera como optativa!.Me preguntaba cómo están arbitrariamente seleccionado los temarios, que el Marxismo, como una de las más importantes teorías de conocimiento no se la vé en Gnoselogía, el Marxismo como propuesta social, no aparece en la materia Sociología, el Marxismo como análisis y métido de interpretación histórica, no figura en Filosofía de la historia!.
    Esto que señalo no me parece un detalle menor, es un fiel ejemplo concreto de como los departamentos de las academias marcan tendencias sobre lo que los alumnos "deben" aprender, sobre a lo que "su" criterio es lo "crítico" y lo "importante" para "nuestra" "formación".
    Mariátegui también hizo un excelente análisis sobre el papel y la función de las universidades en Latinoamérica, entendiédolas a éstas como meros aparatos reproductures de un sistema idelógicamente fesudal, luego colonial, y por último republicano-burgués.
    Me preguntaba, a tu criterio, ¿cuál sería la vía, la propuesta para que desde la militancia estudiantil universitaria se pueda hacer frente al trato arbitrario de los pedagogos sobre lo que "se debe enseñar "?.

    UN ABRAZO!

    Responder
  12. Gerard

    Y no solo en cuanto a las humanidades.
    De formas mucho más sutiles, pero igualmente poderosas, estas mismas fuerzas sociales minan las llamadas ciencias "duras".
    Reto a cualquiera a que me muestre ejemplos de trabajos cientificos en matemática que se alejen de las "modas" impuestas desde EEUU, Francia, Alemania y/o Inglaterra, y que los que los produjeron luego pudiesen mantener algo parecido a una carrera en el área.(Digo matemática porque es mi área, pero estoy bastante seguro que lo mismo es aplicable a otras áreas)
    Hace casi 42 años Varsavsky realizo un lucido analisis de nuestro colonialismo cientifico en "Ciencia, politica y cientificismo". La situación no ha hecho más que agravarse.
    Esto ultimo lo escribo porque creo que las dos cosas, nuestro colonialismo cientifico/universitario y la actual situación britanica, son simplemente sintomas del mismo problema global: la introducción de logicas de mercado en el sistema educativo universitario(y no universitario). Y por supuesto de las logicas de mercado a secas.

    Saludos.

    Responder
  13. atilio

    Verónica, muy cierto lo que dices. Hay un desprecio por todo lo latinoamericano, reflejo de lamentalidad colonial que aún tenemos. Scalabrini en la Argentina, igual que Ricaro M. Ortiz y tantos otros, hicieron importantes aportes al estudio de la economía argentina, con proyección latinoamericana. Julio C. Jobet y Hernán Ramírez Necochea en Chile, Caio Prado Jr. en Brasil y tantos otros son ignorados permanentemente. En USA, en el célebre MIT (dí clases allí en el Depto. de ciencia política), en la escuela de economía eliminaron, del doctorado, los cursos de historia de las doctrinas económicas y de ¡historia de la economía estadounidenses! Los que egresan son unos ignorantes que, lo pude comprobar, cuandl les pregunté si sabían lo que era la "eutanasia del rentista" (Keynes, último capítulo de la Teoría General)y me miraron como su les estuviera haciendo una broma. ¡Imaginate si le preguntaba cual era el secreto de la plusvalía? ¿Cómo caracterizar a los que se doctoran en escuelas de ese tipo (la de mayor número de Premios Nóbel en Economía de USA)? Supremos ignorantes, trogloditas académicos que luego, desde el FMI, BM, BID, etcétera le dicen a nuestros gobiernos lo que deben hacer…
    Abrazos,
    Atilio

    Responder
  14. atilio

    Santiago, tomo nota de tu comentario. Lo de Ecuador te diría que es más bien excepcional. No lo encuentras en demasiados otros lugares de América Latina. Fíjate lo que dice más abajo Verónica. No digo, además, que debas enseñar al marxismo como un catecismo, porque eso no sirve para nada y es anti-marxista por excelencia. Pero no se pueden exluicr los aportes de Marx a la hora de estudiar la sociedad capitalista. Y lo que denuncia Eagleton en UK va en esa dirección. Gracias por tu comentario, del cual tomo debida nota.

    Responder
  15. Veronica Grondona

    Hola!
    A mi me toco estudiar Lic. en Economia en la UBA en los '90.
    En base a mi experiencia, no solo se trata de la "falta de humanidades", sino también de la elección del contenido de las materias que se dictan. Me dieron a Marx asi como a Keynes para leer gracias a que cursé en la universidad publica. Y la historia del pensamiento economico mundial -si entendemos como Mundial a Europa y Estados Unidos!!!- no estuvo mal.
    Sin embargo, y aunque si lei para distintas materias los trabajos de distintos economistas argentinos, no nos dieron a un Mariano Moreno, ni a un Manuel Belgrano (solo breves citas sacadas de contexto), ni a un Scalabrini Ortiz. No se enseña una historia del pensamiento economico argentino ni mucho menos latinoamericano adaptado a nuestras circunstancias historicas, a nuestros pensadores, y a nuestras necesidades.
    Y la enseñanza de la historia economica Argentina dejó mucho que desear. Ni hablar de que no se da una enseñanza de la historia economica latinoamericana, que de darse en la universidad al menos podria generar un debate respecto de las estructuras economicas que se han repetido en muchos paises de Latinoamerica.
    Intuyo que este vaciamiento de contenido ha sido probablemente gradual, desde la ultima dictadura a la actualidad. Sin embargo, y aunque me han dicho que han mejorado los contenidos en los ultimos tiempos, tengo mis dudas de cuanto y como se dara hoy de historia economica argentina y latinoamericana e historia de los pensadores argentinos y latinoamericanos.

    Responder
  16. Santiago Jácome

    Atilio,mi hermano estudia economia en la U central en Ecuador y realmente la literatura marxista es abundante, te lo digo por los textos q le dan a leer y los trabajos q debe hacer en base a eso.. y las tesis de grado con esa inclinación son abundantes.

    Reitero, puede haber discriminacion en nuestras democracias pero no se llega a la censura de temas de una dictadura.

    Responder
  17. Nicolas

    Me parecio muy interesante el articulo. Ultimamente me encuentro en situaciones cotidianas, situaciones que golpean con su realismo mi cara y termino siempre desembocando en la misma idea: la falta de etica de un sistema liderado por la produccion de capital. Sin embargo, como estudiante universitario, siento la necesidad de expresar que existe en la universidad cierta luz que esta comenzando a juzgar criticamente nuestro modelo psico-economico-social. No voy a perder la esperanza. Gracias Atilio por el articulo.
    Nico DB

    Responder
  18. atilio

    Hola Santiago, haz una prueba: anda a cualquier facultad de economía de nuestras democracias y trata de obtener un doctorado haciendo un análisis marxista de la crisis general del capitalismo. Luego cuéntanos como te va. ¡Sabes la cantidad de casos de discriminación ideológica descarada que conozco! Ojalá fuera como tu dices.
    Atentamente,
    ab

    Responder
  19. Santiago Jácome

    Que les dire…realmente las universidades con tendencia a impartir doctrinas o con sesgo ideológico son propias de regímenes dictatoriales, como en la antigua URSS o en cuba, donde, ahi si, se corta de raiz el pensamiento crítico bajo pena de expulsion, y ciertor temas se dan no con bases técnicas, sino políticas…

    En los estados democráticos se podrá inducir o no a ciertas tendencias, pero en fin, puedes hablar y opinar sin miedo, lo cual en dictaduras no pasa…

    Responder
  20. atilio

    Hola Paula, gracias por tus comentarios. Lo de Eagleton no se refiere a la academia norteamericana sino a lo que está ocurriendo en el Reino Unido. De todos modos coincido contigo en que no hay que simplemente tomar esa reflexión y "aplicarla" al caso argentino sin los adecuados recaudos. Pero la tendencia (Ojo: digo "tendencia") que señala Eagleton también se observa en la Argentina, no de igual modo en todas las universidades pero sí como una tendencia igualmente discernible. Mientras, hacés bien cuando decís "sigo pensando."
    Abrazos, AB

    Responder
  21. musidora

    Hola Atilio, me gustaría leer el libro tuyo que mencionás

    Mi comentario respecto al post: que hay que tener cuidado de no importar comentarios sobre la academia norteamericana para describir a la academia local

    O en todo caso, hay que estar atentos y explicitar a qué contexto cultural se refiere Eagleton, no? O te parece que la investigación y las universidades públicas de nuestro país (desconozco las privadas) estén tan orientadas al mercado?

    no sé, yo lo sigo pensando
    saludos
    paula

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otras noticias

La insaciable voluntad de saquear

Marx escribió en su obra magna que "El capital tiene horror a la ausencia de ganancias o a la ganancia demasiado pequeña, como la naturaleza al vacío. Conforme aumenta la ganancia, el capital se envalentona. Asegúresele un 10 por ciento y acudirá a donde sea; un 100...

fotografía de Atilio Borón

Sobre el Autor de este Blog

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Actualmente es Director del Centro de Complementación Curricular de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Avellaneda. Es asimismo Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del IEALC, el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe.

Ver más