HIROSHIMA, 75 AÑOS
agosto 6, 2020

EN UN DÍA COMO HOY, 6 DE AGOSTO, pero del año 1945 se consumaba uno de los DOS MAYORES ATENTADOS TERRORISTAS de la historia de la humanidad: el lanzamiento de una bomba atómica sobre la indefensa ciudad japonesa de HIROSHIMA. De un soplo se cegaron las vidas de por lo menos 70.000 personas, convertidas en cenizas en menos de un segundo. Al final de ese año las víctimas ya ascendían a una cifra mínima de 90.000 y a un máximo de 166.000. No obstante, nunca se podrá saber la verdad porque los que murieron instantáneamente pueden haber sido muchos más. Y los que lo hicieron meses o años después no se cuentan entre las víctimas del bombardeo atómico. No quedó siquiera un mínimo rastro de ellos aquel infausto 6 de Agosto: ni siquiera un hueso, un cráneo, nada. En el momento del estallido, que duró algunas fracciones de un segundo, la temperatura llegó a quince millones de grados centígrados, equivalente a la del núcleo del sol … El 70 por ciento de los edificios de esa ciudad, cuya población era de casi 400.000 habitantes, quedó destruido.

 

Sólo un presidente de Estados Unidos visitó esa ciudad después del holocausto nuclear. Barack Obama lo hizo, en 2016, meses antes de terminar su mandato. Algunos pensaron que luego de 71 años de la masacre ofrecería las disculpas de su país ante el pueblo y el gobierno de Japón. El gobierno alemán pidió disculpas por el Holocausto del pueblo judío. Obama, en cambio, se limitó a depositar una ofrenda floral en el Memorial de la Paz de Hiroshima y nada más. Ningún pedido de disculpas. Antes de su viaje se suscitó una discusión en Estados Unidos, por ser el primer ocupante de la Casa Blanca que visitaría a la ciudad martirizada. Y predominó ampliamente la opinión de que pedir perdón significaría el tardío reconocimiento de que lo que se hizo fue un crimen. Asunto concluido. El imperio siente que saquear, robar, destruir y matar es su derecho. Inclusive apelando al horror inenarrable de un bombardeo atómico. Sin llegar al extremo de lo ocurrido en 1945 el gobierno de Estados Unidos tampoco pidió perdón por la destrucción de Irak y Libia en tiempos recientes, o de haber causado la tragedia actual en Siria, Afganistán y en Palestina. Podríamos seguir enumerando otros casos más, como por ejemplo la política genocida que se expresa en sesenta años de bloqueo a Cuba, más los bloqueos y sanciones económicas actuales en contra de Venezuela, Irán y Corea del Norte, para no olvidarnos la responsabilidad directa de Washington en el golpe de estado que acabó con la democracia en Chile y la vida de Salvador Allende. Toda una lección que debería ser aprendida por quienes erigen a Estados Unidos como el faro de la libertad y los derechos humanos en el mundo. Ese país tiene un título, indiscutido: el mayor terrorista de la historia.

 

 

 

5 Comentarios

  1. Martín

    Hace unos años tuve la posibilidad de visitar el museo que está en el memorial de la paz en Hiroshima. Tienen restos que permiten apreciar el nivel de destrucción de esa bomba: tejas vitrificadas por el calor que conmemora, restos de estatuas, una pared con el perfil de una persona que pasaba justo por ahí al momento de la explosión… También hay relatos terribles, como el de una madre que se salvó porque estaba de espaldas a la explosión y llevaba a su hijo (o hija, no recuerdo bien) a caballito. En fin, escenas dantescas que dan cuenta del horror que vivió esa gente.
    Sin embargo, eso no es lo más terrible que tiene ese museo; lo que realmente quita el aliento (y un poco la fe en la humanidad) es que en ese museo hay también documentos internos del ejército de EEUU donde demuestran que tienen perfecta conciencia de lo que va a suceder, donde incluso explican que decidieron a propósito no bombardear previamente Hiroshima para poder así medir con precisión el daño que iba a causar la bomba. Que incluso Hiroshima era conveniente porque en el centro hay (lo reconstruyeron) un puente en forma de T, fácilmente reconocible desde el avión, que les permitiría hacer blanco con precisión. Es decir, no fue una medida desesperada para ganar una guerra, fue un experimento y una demostración de poder.
    Es la gran tragedia de Japón, y hay un sentimiento bastante extendido entre el pueblo japonés de que EEUU debería disculparse por esto; inclusive, hasta el día de hoy, cada vez que un país hace detonar una bomba atómica o termonuclear, el alcalde de Hiroshima le envía una nota condenando el ensayo. El único pero es que el gobierno japonés jamás se ha disculpado por los crímenes cometidos por el ejército imperial en Corea y China.

    Responder
  2. Hanne Holst Molestina

    Quisiera no perder la esperanza que un día el pueblo de Estados Unidos y los pueblos del mundo lograremos parar las guerras, las violencias ejercidas por los gobiernos de Estados Unidos contra el resto de la humanidad

    Responder
  3. YEZZID RAFAEL PERDOMO AYALA

    Me impresiona la lucidez y la correcta caracterizacion que en un par de cuartillas ,hace del monstruo imperial,hace ATILIO.America necesita más librepensadores como tu, para que ese momonstruo no avance sin la la necesria y reulta resistencia de nuestros pueblos !

    Responder
    • Mario

      Montruoso, nunca debe volver a ocurrir

      Responder
      • Mitini

        Incalificable e Indescriptible horror. Tal vez se pueda decir que tamaño gigantesco y monstruoso crimen contra la humanidad sólo sea comparable al superlativo grado de inhumanidad, crueldad, frialdad, cinismo y maldad de la hipócrita, criminal e injustificable conducta yanquee que viene destruyendo el mundo usando la falsedad de una imagen que nada tiene que ver con la democracia y el respeto al derecho a la vida de todo ser humano.

        Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otras noticias

La insaciable voluntad de saquear

Marx escribió en su obra magna que "El capital tiene horror a la ausencia de ganancias o a la ganancia demasiado pequeña, como la naturaleza al vacío. Conforme aumenta la ganancia, el capital se envalentona. Asegúresele un 10 por ciento y acudirá a donde sea; un 100...

fotografía de Atilio Borón

Sobre el Autor de este Blog

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Actualmente es Director del Centro de Complementación Curricular de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Avellaneda. Es asimismo Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del IEALC, el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe.

Ver más