En los últimos 6 meses Pablo Iglesias, en Madrid, tuvo día y noche frente a su casa un grupo de fachos abuchéandolo y pidiéndole que renuncie y abandone España. Y tuvo que enfrentar 10 denuncias en sede judicial por corrupción publicitadas en primera plana de la prensa, en la radio y la TV, día y noche, 7 x 24.
Lo sobreseyeron de todas sus causas, pero esa noticia apenas fue mencionada por los medios. Su figura sufrió un daño irreparable y tuvo que renunciar a la vida política.

¿QUÉ ESPERAMOS PARA HACER LO MISMO -REPUDIO ACTIVO PERO NO VIOLENTO- CON LOS SUPREMOS Y LOS CORRUPTOS DE COMODORO PY? ¿O HAY ALGUIEN QUE EN ESTE PAÍS PUEDE SER TAN INGENUO DE CREER QUE ESOS MALHECHORES , PARA SER BONDADOSOS CON EL LENGUAJE, SE VAN A AUTODEPURAR?