Un año sin Chávez
marzo 5, 2014

(Por Atilio A. Boron) La derecha,
articulada como nunca antes a escala mundial por obra y gracia del fenomenal
poderío mediático estadounidense, confiaba en que con la muerte del líder
bolivariano se acabaría el chavismo. En su tosquedad intelectual sus huestes se
consolaban recíprocamente de sus derrotas latinoamericanas diciendo que “muerto
el perro se acaba la rabia.” Pero la historia ha sido hasta ahora mezquina con
sus anhelos. La “rabia” de los pueblos no es un fenómeno pasajero sino la
consecuencia de la inequidad, desigualdad y opresión que incesantemente segrega
el capitalismo, en estas tierras como en cualquier otro lugar. Sólo que en
Nuestra América la rabia se amalgamó con una bicentenaria tradición
político-intelectual emancipadora, anti-oligárquica y anti-imperialista que si bien
no podría decirse que esté por completo ausente en otras partes de lo que se
solía llamar el Tercer Mundo sí puede decirse que sólo lo está en un puñado de
países y, sin dudas, sin la gravitación y longevidad evidenciadas en
Latinoamérica y el Caribe. Tradición que se personifica en las figuras
gigantescas de Bolívar y Martí, en ambos extremos del siglo diecinueve y que
continúa con una larga lista –que no podemos reproducir aquí- que arrancando
con Simón Rodríguez, Miranda, San Martín, Artigas, Bilbao, Hostos, Betances y
tantos más pasaría tiempo después por Mariátegui y Mella hasta llegar a Bosch,
el Che y Fidel. De ese feliz encuentro entre la “rabia” y una venerable  tradición política brotaron los vientos
emancipatorios que recorren nuestra geografía desde comienzos de siglo,
impulsados por esa verdadera fuerza desatada de la naturaleza que fue Hugo
Chávez.
    
      Vientos que si bien amainaron su intensidad
continúan soplando. Por eso Nicolás Maduro se impuso en las elecciones presidenciales
del 14 de Abril del 2013 por un 1.5 por ciento del voto popular, pese a lo cual
Barack Obama persiste en su necedad de desconocer su victoria. Habría que
recordarle al ocupante de la Casa Blanca que en las presidenciales de su propio
país en 1960 John F. Kennedy ganó por una diferencia de 0.1 por ciento: 49.7
versus 49.6 de Richard Nixon. Y que en las del 2000 George W. Bush con 47.9 por
ciento perdió con Al Gore, que obtuvo un 48.4. Pero el hermano de Bush, John
Ellis (a) “Jeb”, a la sazón gobernador del estado de Florida, pergeñó una
escandalosa argucia leguleya que le permitió a George W. imponerse en el estado
(donde había sido derrotado por Gore) y así llevarse los votos electorales de
Florida, con lo que obtuvo la mayoría en el colegio electoral que lo consagró
presidente.
      
     La derrota del 14 de Abril sumió en
una gran decepción a la derecha venezolana. Envalentonada por el silencio de la
Casa Blanca decidió desconocer el resultado de las urnas, denunciar un supuesto
fraude electoral y lanzar, por boca de Henrique Capriles, un nuevo intenso
sedicioso (antes: el golpe de Abril 2002, luego el paro petrolero). Esa
criminal tentativa produjo una decena de víctimas fatales y enormes daños
materiales.  Ante la inconsistencia de
las denuncias de fraude luego de que extensas auditorías certificasen la
honestidad del comicio,  Estados Unidos y
sus compinches locales lanzaron una campaña de desestabilización económica:
desabastecimientos programados, sincronizados y acaparamiento de artículos de
primera necesidad; corrida contra el Bolívar y desenfreno especulativo de los
precios fueron los tres puntales del sabotaje económico, tal  como lo recomienda Eugene Sharp en sus
manuales para el “golpe suave”. Prosiguieron con estas tácticas, destinadas a
irritar a la población y a fomentar la idea de la ineptitud o insensibilidad
gubernamental, hasta las elecciones municipales del 8 de Diciembre del 2014.
Dando muestras de una notable  incapacidad para leer la coyuntura política la
derecha las definió  como un referendo
nacional: “Si el chavismo pierde” –decían- “Maduro debe renunciar”. En tal caso
no habría razones para esperar hasta el 2016 para convocar el referendo
revocatorio que contempla la Constitución bolivariana. Pero lejos de perder el
chavismo le sacó 900.000 votos de diferencia al conglomerado de la derecha, la
Mesa de Unidad Democrática (MUD), y casi el 10 por ciento de los votos. Esto,
unido al paulatino avance en la concreción de uno de los grandes sueños de
Chávez: la institucionalización de la CELAC, con la realización de su Segunda
Cumbre nada menos que en Cuba, hizo que la derecha internacionalizada arrojara
por la borda cualquier escrúpulo y abrazara sin más la vía de la sedición, mal
disimulada tras los pliegues del derecho de la oposición a manifestarse
pacíficamente. En realidad, esto último no es sino una engañifa para ocultar el
verdadero proyecto: derrocar a Maduro, como lo explicitara el líder de los
sediciosos, Leopoldo López Mendoza, siguiendo el libreto de los “demócratas”
sublevados contra Gadaffi en  Benghasi y
los neonazis en la Ucrania de nuestros días. Le tocará al gobierno de Maduro
trazar una fina línea para diferenciar la oposición que respeta las reglas del
juego democrático de la que apuesta a la insurrección y la sedición. Diálogos
de paz con la primera pero -como lo enseña la jurisprudencia estadounidense-
todo el rigor de la ley penal para los segundos. Hacer lo contrario no haría
sino propagar el incendio de la subversión.

      
      A un año de su partida la herencia
de Chávez aparece dotada de una envidiable vitalidad: el chavismo sigue siendo
invencible en las urnas –ganó 18 de las 19 elecciones convocadas durante su
mandato- y en la Patria Grande los procesos de unidad e integración que con
tanto fervor y clarividencia promoviera el gran patriota latinoamericano siguen
su curso, avanzando pese a todos los obstáculos que se erigen en su contra. De
ahí la intensificación de la contraofensiva reaccionaria que concibe a la lucha
de clases como una guerra sin cuartel y sin límites morales o jurídicos de
ningún tipo. El objetivo inmediato, acuciante debido al deterioro de la
posición de Estados Unidos en el gran tablero de la geopolítica internacional,
es apoderarse de Venezuela y su petróleo, con la complicidad de las clases y
sectores sociales que usufructuaron del despojo de la renta petrolera practicado
por las grandes transnacionales durante casi todo el siglo veinte. Gente que
jamás le perdonará a Chávez y al chavismo haber devuelto esa riqueza al pueblo
venezolano, y que por eso salen a destruir el orden constitucional. Esa es la
naturaleza profunda de su reclamo “democrático”: el petróleo para Estados
Unidos y el gobierno y todo el aparato estatal para las viejas clases
dominantes y sus representantes políticos que perfeccionaron el saqueo durante
la Cuarta República.  El imperio se monta
sobre esta retrógrada ambición para tratar de hacer en Venezuela lo que hizo en
Irak, en Libia, en Afganistán y ahora pretende hacerlo en Siria y Ucrania. En
todos los casos, en nombre de la democracia, los derechos humanos y la
libertad, proclamas bellísimas pero que en boca de sus mayores transgresores se
convierten en una pócima venenosa que los pueblos de Nuestra América no están
dispuestos a ingerir y la razón es bien simple: pasó un año de su muerte pero Chávez
está demasiado vivo  en la conciencia de
nuestros pueblos como para que estos decidan encadenarse nuevamente al yugo de
sus explotadores.

11 Comentarios

  1. Anónimo
  2. Anónimo

    Viva Chávez!

    Responder
  3. FOLLADORDEPROSTIS

    Carlos y en que momento defendi a la oposición ucraniana? tu actitud es típica de la izquierda utópica,tapan las cosas malas de sus líderes con las cosas malas que hace la derecha,claro que la MILF de Yulia Tymoshenko es una corrupta (ella estuvo en el gobierno del también corrupto Leonid Kuchma) x algo la metieron presa,que ella y demás opositores ucranianos sean corruptos no justifica la corrupción de Yankovich ,y los muertos en las protestas en Ucrania ahora dirás que los mato la CIA? justificas que las tropas rusas salgan de sus cuarteles acosar a las tropas ucranianas en Crimea? justificaras eso x la infame invasión a Irak del 2003? que los yanquis invadan Irak justifica que los rusos hagan lo que les de la gana en Ucrania? en que momento acuse de fraude en Venezuela? dije que Maduro había sacado menos votos que Chavez xq hubo chavistas que se decepcionaron de la mediocridad de Maduro y no votaron x el.

    Responder
  4. Mastuerzo

    La verdad que no me acordé de esta fecha. Mañana me voy al super y organizo un asadito…

    Responder
  5. Yanira Albornoz Ríos

    Para quien comenta la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela sin,obviamente, haberla leído. Le corrijo:no le "tocaba" a Diosdado. La Constitución establece, en casos de falta absoluta del presidente electo, que el presidente de la Asamblea Nacional asume la presidencia y se convocan nuevas elecciones en el lapso de 30 días. Así se hizo, pero hay gente que no se enteró, gracias a la desinformación a la que nos somete la tiranía de las transnacionales mediáticas. De tal manera que cada partido escogió a sus candidatos a esas elecciones. Chávez, como presidente de Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) el 8 de diciembre de 2012, cuando viajó a Cuba a su último tratamiento, dijo en cadena nacional que su voluntad, si llegara a morir era que se lanzara como candidato a Nicolás Maduro, también militante del PSUV. Es así que el partido de gobierno acató la voluntad de Chávez y Maduro se convirtió en el candidato presidencial del PSUV y participó en una de las campañas electorales más cortas de la historia política venezolana.Hubo 5 candidatos a la presidencia. De eso tampoco se enteró un buen número de personas en al ámbito internacional. Así como no se enteran de las razones de la escasez y de la guerra económica de las oligarquías nacionales. Como tampoco de los logros de la revolución bolivariana, ni de los gobiernos progresistas de Latinoamérica. Como dijo Pascual Serrano, a propósito de la muerte de Chávez el año pasado: "Los trece años de presidencia de Hugo Chávez en Venezuela y el desarrollo de la revolución bolivariana pasarán a la historia como el mayor fenómeno político mundial del que más cosas han contado los medios de comunicación para, paradójicamente, desinformar de la realidad".
    (Pascual Serrano, España y Chávez: la historia no nos absolverá…http://www.eldiario.es/zonacritica/historia-absolvera-hugo_chavez_6_107849242.html)

    Responder
  6. Anónimo

    Grande Borón, todo la fuerza para ud!, nuestramérica necesita más intelectuales como ud!

    Responder
  7. Macario

    Realmente lamento que haya gente tan baja como este tal Atilio Borón. No se como sacó ud. su doctorado en harvard. Demuestra claramente que, a pesar de haberse graduado en una gran universidad, es usted un hombre resentido, mediocre, izquierdoso fascista de corte duro y un brazo de la propaganda cubana y chavista. Propaganda pagada, por supuesto. Se atreve a decir que la revolución chavista "está en su mejor momento" cuando desde hace años va en un proceso hacia la cubanizacion de esa pobre nación. Inflación extrema, carestía de servicios básicos, suciedad. Eso es estar bien para ud, señor borón? Que a pesar de tener las reservas de crudo más grandes del mundo, la economía venezolana se caiga a pedazos y los ciudadanos no tengan ni papel higiénico PARA LIMPIARSE EL TRASERO? Por favor, demuestre un poco de dignidad y valentía y deje de defender a los zátrapas, que usted hace mucho está en el lado equivocado de la historia, y por eso será recordado.

    Responder
  8. Carlos Cardinali

    Los bienes de los "líderes del Euromaidán", opositores, supuestamente “demócratas” que instigaron la destitución de Yanukóvich, son tanto o más escandalosos que los del “dictador” depuesto por los NEONAZIS filoeuropeos …
    El periodista ucaniano Oleg Lurie publicó en su blog y en varias revistas y diarios ucranianos las casas de lujo de Yulia Timoshenko, Arseni Yatseniuk y Vitali Klichkó … El probable futuro primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, tiene una mansión que ocupa la MITAD de la aldea de Petrivtsi, donde vive … La residencia de la propia Yulia Timoshenko tiene un embarcadero y tiene su propia playa…

    El bloggero que me precede es un CURIOSO e INCONTROVERTIBLE EJEMPLO del poder mediático que ostenta EUA y que se especializa en envenenar conciencias, a través del bombardeo de material-basura, apto para “gente” que (convengamos) facilita ser “engañada” …

    Responder
  9. FOLLADORDEPROSTIS

    Falto mencionar que según la constitución venezolana el sucesor debió ser Diosdado Cabello y no Maduro, xq Maduro saco menos votos que Chavez? pues los disparates que habla (Chavez se me apareció en forma de pajarito,hombre araña tiene la culpa de la violencia ,millones y millonas. etc) lo han convertido en el hazmerreír de la política latinoamericana y hace meses que el decía que tenia las pruebas que Chavez fue envenenado,pues que las presente! y poner en el mismo saco a Ucrania con Irak y Siria es absurdo,las guerras en esos países árabes son condenables pero acaso las tropas que hay ahora en Crimea no son rusas? es cierto que desde hace años hay tropas rusas ahí pero ahora han salido de sus cuarteles acosar a las tropas ucranianas y pedir que se rindan, x ultimo el ex-presidente pro-ruso Yankovich es 1 sinvergüenza nomas basta ver su mansión

    http://www.infobae.com/2014/02/23/1545619-los-ucranianos-indignados-al-ver-la-lujosa-mansion-yanukovich

    pero seguro los intelectuales de izquierda saldrán a decir que esa mansión la construyo la CIA para inculparlo a el.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otras noticias

La insaciable voluntad de saquear

Marx escribió en su obra magna que "El capital tiene horror a la ausencia de ganancias o a la ganancia demasiado pequeña, como la naturaleza al vacío. Conforme aumenta la ganancia, el capital se envalentona. Asegúresele un 10 por ciento y acudirá a donde sea; un 100...

fotografía de Atilio Borón

Sobre el Autor de este Blog

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Actualmente es Director del Centro de Complementación Curricular de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Avellaneda. Es asimismo Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del IEALC, el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe.

Ver más