Trump: la impotencia y la furia
marzo 7, 2019
(Por Atilio A. Boron) El fiasco en que ha terminado la
bochornosa operación del autoproclamado “presidente interino” de Venezuela y el
revés que la mafia anticastrista y sus operadores (los Marco Rubio, Ileana
Ros-Lehtinen, Bob Menéndez y compañía) sufrieron en el referendo constitucional
cubano han exacerbado la beligerancia del gobierno de Estados Unidos. Derrotado
en ambos escenarios ahora está considerando aplicar la sección 110 del Tercer
Capítulo de la Ley Helms-Burton, misma que establece un bloqueo integral sobre
Cuba y que es eufemísticamente denominada «Ley para la Libertad y la
solidaridad democrática cubanas.” Esta monstruosidad jurídica, atentatoria de
la legalidad internacional, instituye una “prohibición de la importación y el
comercio de productos cubanos” y según allí se estipula se “se prohíbe la
entrada de mercancías a los Estados Unidos y su comercio fuera de los Estados
Unidos, si esas mercancías: (1) son de origen cubano; (2) están o estuvieron en
Cuba o se transportaron desde ese país o por su conducto; o (3) se confeccionan
o derivan en su totalidad o en parte de cualquier producto que se cultive,
elabore o fabrique en Cuba.”
Visto lo anterior queremos
compartir una propuesta concreta para la militancia antiimperialista: Si la
Casa Blanca avanza en la aplicación de esta legislación injerencista en contra
de Venezuela, Cuba, Nicaragua o cualquier otro país será imprescindible e
impostergable organizar un boicot a escala internacional para contrarrestar esa
agresión. Nada mejor que un llamamiento  a  los
pueblos del mundo para que se abstengan de comprar cualquier producto -sean
bienes como, en lo posible, servicios- de origen estadounidense, que, tal cual
lo establece la Helms-Burton para Cuba estén o hayan estado en Estados Unidos o
fueron transportaron desde ese país o por su conducto; o se confeccionan o
derivan en su totalidad o en parte de cualquier producto que se cultive,
elabore o fabrique en Estados Unidos.
Ante la inoperancia de las
Naciones Unidas y la complicidad de los gobiernos de los países europeos,
serviles hasta el hartazgo con el Nerón americano -capaz de incendiar un
continente con tal de favorecer los negocios de sus amigos, aliados y las
megacorporaciones de su país- es el deber de la hora organizar una
contraofensiva para desbaratar esta nueva arremetida imperial. Las discusiones
y acuerdos tomados en la Asamblea Internacional de los Pueblos recientemente reunida
en Caracas han señalado que este es el camino. Es preciso comenzar a
transitarlo cuanto antes y aplicarle a Washington la medicina que con tanta
alevosía aplica en contra de Cuba. Más que nunca es necesario recordar las
preclaras observaciones de José Martí cuando advertía que “estos tiempos no son
para acostarse con el pañuelo a la cabeza, sino con las armas de almohada … las
armas del juicio, que vencen a las otras. Trincheras de ideas valen más que
trincheras de piedra.” Y remataba su razonamiento de esta manera: “¡los árboles
se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas.” No
desoigamos el consejo del Apóstol y pongamos manos a la obra. Veremos cuánto
tiempo aguanta el imperio un boicot internacional. Cuba sobrevivió a 60 años de
bloqueo. Estados Unidos no soportaría ni un año.  


8 Comentarios

  1. Jose

    La falacia del hombre de paja o del espantapájaros es una falacia que consiste en caricaturizar los argumentos o la posición del oponente, tergiversando, exagerando o cambiando el significado de sus palabras (del oponente) para facilitar un ataque lingüístico o dialéctico.1​ El nombre viene de los hombres de paja que se usan para entrenar en el combate y que son fáciles de abatir. Del mismo modo, el argumentador no combate los argumentos contrarios, sino una imitación falsa y vulnerable de los mismos (el «hombre de paja») a fin de dar la ilusión de vencerlos con facilidad
    https://es.wikipedia.org/wiki/Falacia_del_hombre_de_paja
    En primer lugar demuestrenme que he defendido a los Estados Unidos. Ni anónimo ni
    "juanes Huailó" exhiben un sólo argumento, solo me califican de "cipayo" y para ahorrarles tiempo mejor me autocalifico de "cipayo del año".
    Lo que estoy afirmando es que nadie puede boicotear a los Estados Unidos y no es que me simpatice Trump (me cae muy mal), pero ni siquiera China puede boicotear a los Estados Unidos (me refiero comercial o finacieramente), si lo haría estaríamos hablando de una guerra comercial que perjudicaría más a China que a Estados Unidos.
    Peor Boron y los cuatro pelagatos que le seguimos podríamos boicotear a Estados Unidos. I´ll see you later aligator.

    Responder
  2. Juanes Huailó

    Josecito querido, estoy extremadamente honrado de haberme autoproclamado encargado de esta ceremonia para agradecer el gran aporte que le contribuyes a la comunidad.
    Cada vez que leo lo que escribes, Josecito, puedo observar como en una bola de cristal lo que seria mi capacidad mental si jamas hubiese leido a Boron.
    Tus sofismas de tan baja calidad, son como enema mental que me elimina toda ceguedad: por no querer imitar esa simplicidad, me obligo a investigar antes de opinar.
    Por esa infatigable perseverancia y tan disfuncional militancia que caracterizan semejante inocente esencia, es para mi un honor nombrarle Cipayo del mes. Congratulations very much indeed! Really hoping see you next month!

    Responder
  3. Anónimo

    Josecito como te molesta ,como buen cipayo que sos, cada vez que alguien critica a los yanquis.

    Responder
  4. Jose

    Boicotear a Estados Unidos es imposible, les sugieron a los que lo proponen incluyendo Boron, cerrar sus páginas, apagar sus celulares, dejar el internet porque todos estoa medios de comunicación pasan por servidores de Estados Unidos. Y cualquier producto que consumimos puede tener patente de una empresa de Estados Unidos como las medicinas que también pagarían sus regalías a este país.Y empiecen a boicotear el dolar y diganle a Maduro y a los Castro que sus fortunas las vendan para alimentar a los pobres del mundo. Ahí les creo.

    Responder
  5. Milton L'Hermit !!

    Estimado Atilio …..
    Apoyo su moción ….. ojalá el mundo empresarial pudiese liderar este boicot … porque estos gobiernos satélites gringos no se atreverán a disminuir ni mucho mennos detener el comercio con EEUU.
    Confío que Cuba tenga los argumentos jurídicos -además de la dignidad de su postura- para impedir el logro de los objetivos imperiales.
    Saludos desde Chile.

    Responder
  6. RosaNazar

    Hay que hacer un listado y empezar a boicotear…y enseñarle a los más jóvenes

    Responder
  7. ALL

    Empecé a leer cosas suyas por casualidad, y estoy completamente de acuerdo con todo lo que dice, porque es la realidad misma, pero esa realidad no la ven las mayorías populares, pues las tienen adocenadas lamentablemente. Y si decimos que se boicoteen los productos yanquis, con mucha suerte se conseguirá que lo haga un 3 o 4% como máximo.

    Responder
  8. Unknown

    Atilio: Hay que publicar listados de productos a afectar.

    Hasta la Victoria Siempre

    Jordi

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otras noticias

El halcón de Qatar

Publicado en: https://www.pagina12.com.ar/519012-el-halcon-de-qatar El cuento por su autor Esta incursión por el terreno de la ficción es una pausa necesaria, diría una catarsis, para quien se dedica al análisis político. Si bien la política, en todo tiempo y lugar,...

fotografía de Atilio Borón

Sobre el Autor de este Blog

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Actualmente es Director del Centro de Complementación Curricular de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Avellaneda. Es asimismo Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del IEALC, el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe.

Ver más