¿Quién ganó en las presidenciales de Colombia?
junio 16, 2014

16.6.2014

COLOMBIA. Triunfó Santos, lo menos malo de los muy malo que la política colombiana ofrecía a sus ciudadanos. El otro candidato, Zuluaga, era un peón del pérfido narcopolítico Álvaro Uribe Vélez, el mismo que ya fuera de la presidencia dijo que «no invadí Venezuela porque no tuve tiempo». Ante esto, Hugo Chávez le replicó, sin pelos en la lengua y con toda la razón de su lado: «¡Uribe: no invadiste Venezuela porque no tuviste cojones!». Por ahora, este energúmeno al servicio del imperio no contará con uno de sus lugartenientes para gobernar Colombia. 

Pero, quien volvió a ganar las elecciones fue la abstención, síntoma inequívoco del déficit democrático del capitalismo colombiano: de 32.500.000 de electores inscriptos acudieron a las urnas poco menos que la mitad, 15.800.000. Los no votantes fueron 16.700.000. Santos obtuvo la «mayoría», pero sacó 7.605.424 votos, lo que representa el 50,80 DE LOS QUE VOTARON. Su rival, Zuluaga, obtuvo 6.757.628 votos, o el 45,13% DE LOS QUE VOTARON. En blanco: 619.000, 3.9 %. Si a los ausentistas sumamos los votos en blanco resulta que quienes repudiaron la oferta electoral del establishment fueron 17.350.000 colombianas y colombianos, es decir, alrededor de un 53 % del electorado.

El arcaico sistema partidario colombiano no da para más, y junto con la paz se impone una transformación revolucionaria del estado que siente nuevas bases de legitimidad popular. Las protestas y enormes manifestaciones que conmovieron al país en los últimos tiempo lo reclaman a gritos. El fosilizado sistema de partidos es sordo, ciego y mudo, y parece imperturbable. Pero como decía Galileo ante sus inquisidores eclesiásticos que negaban el movimiento de la tierra, «eppur si muove» ( «sin embargo se mueve»), y la Colombia profunda se está moviendo, ¡y cómo! Todo mi cariño y mi solidaridad con su pueblo, martirizado por su oligarquía y amenazado con las siete bases que, como mínimo, el imperio ha instalado en su territorio.¡Viva Colombia!

4 Comentarios

  1. FOLLADORDEPROSTIS

    Oe Jorge en Colombia hubo una tia candidata de izquierda que saco 15 % ,quedo en el 4to lugar,eso le falto mencionar a Atilio,que la izquierda colombiana no llego ni a la vuelta de la esquina en las elecciones y en la 2da vuelta apoyo a Santos!! Ojalá las FARC depongan las armas,así como hizo el M19.

    Responder
  2. Anónimo

    Bien, Jorge, de acuerdo. Pero ese partido político, que tiene todo el derecho de existir y hasta de ganar una elección a presidente, tiene que ser VOTADO LIBREMENTE para que se concrete la alternativa.

    Ah! Y en lo posible, que no haya reelección inefinida, como en Venezuela y pronto Nicaragua, Ecuador y Bolivia.

    Así, sí, Jorge Saavedra. No hay problema. Pero claro, entre la primera y segunda vueltas de las elecciones en Colombia, lo que el pueblo colombiano votó libremente fueron dos opciones de derecha.

    Responder
  3. Jorge Saavedra

    Anónimo dice: "¿Cuál es la alternativa, profesor, para tanta injusticia, miseria y oprobio que hay en Colombia (una de las naciones de Sudamérica que más crece en los últimos años)?"

    La alternativa es un partido estatista de centro izquierda, que defienda los intereses del pueblo y no el de los que más tienen. Tan simple como eso.
    Saludos y larga vida a la Revolución Bolivariana!

    Responder
  4. Anónimo

    A ver, ¿y cuál es la situación Atilio, o la alternativa que proponés? ¿Que bajen unos cuantos barbudos de los pocos que quedan de las FARC que no adhieren a las conversaciones de paz e instauren una "Revolución Colombiana" similar a la que tanto te gusta?

    ¿Acaso querés cárcel, largas penas de prisión y exilio para los colombianos que piensan distinto?

    ¿Acaso querés una libreta de racionamiento para Colombia que dure 50 años?

    ¿O querés que el 25 por ciento de la población termine viviendo fuera del país, como ocurre actualmente con la tierra de tu querido Fidel? Porque esos dos millones y medio de cubanos no se fueron por pensar distinto ni por cuestiones políticas. Se fueron yendo porque la "dictadura del proletariado" los fue sumiendo en la situación desesperante en que viven ahora.

    ¿Acaso querés una multiplicación exponencial de la prostitución que ya existe, como existía en la isla que tanto te gusta visitar, y ahora es numéricamente muy superior a la que había en 1959?

    O quizás me equivoco. Quizás sólo quieras visitar Bogotá y sacarte fotos con el líder colombiano de una posible Revolución que prometa elecciones libres "apenas se eliminen los vestigios del oprobioso régimen despuesto" (como también sucedió en la isla), pero que luego limpie groseramente con el codo lo que escribió con la mano y se quede 55 años.

    ¿Cuál es la alternativa, profesor, para tanta injusticia, miseria y oprobio que hay en Colombia (una de las naciones de Sudamérica que más crece en los últimos años)?

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otras noticias

Claroscuros en Europa

Mi reflexión acerca del sobredimensionado avance de la derecha en las recientes elecciones del Parlamento Europeo y el nefasto papel de los medios: Claroscuros en Europa

Mientras Brasil crea universidades, Milei las destruye

Mientras la Argentina se hunde en el atraso y el irracionalismo, Brasil hace una enorme inversión para crear nuevas universidades. El troglodita que nos gobierna, en cambio, se solaza asfixiando financieramente a las universidades nacionales y al CONICET. En otras...

Día del Periodista

Hoy se celebra el día del periodista en la Argentina. Por eso me permito compartir este brillante escrito de Jorge Elbaum que expresa todo lo que yo hubiera querido decir en mi nota alusiva al tema. La pertinencia y el valor de las palabras de Elbaum son...

fotografía de Atilio Borón

Sobre el Autor de este Blog

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Actualmente es Director del Centro de Complementación Curricular de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Avellaneda. Es asimismo Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del IEALC, el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe.

Ver más