Estados Unidos exporta criminales, no democracia
agosto 24, 2015
En Clarín de hoy hay una pequeña nota
de Gustavo Sierra con el título de “Las maras desangran El Salvador”. (Domingo 23
Agosto 2015, p. 32)  En ella se habla de
la ola de violencia que sacude a ese país centroamericano: según el autor en
tres días “murieron 125 personas en los enfrentamientos entre los pandilleros y
con la policía o el ejército.” La nota abunda en otros detalles: la fenomenal
tasa de homicidios en El Salvador actual: 90 por cada 100.000 habitantes. A
efectos comparativos digamos que según las cifras producidas por la Oficina de
las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito para el año 2012 la tasa para
Estados Unidos era de 4.8; 5.5 para Argentina; Brasil 21.8 y Honduras 66.5. En
ese mismo año, la tasa para El Salvador era de 41.2, siempre sobre 100.000
habitantes. Es decir que una tasa ya de por sí muy elevada más que se duplicó
en menos de tres años y, especialmente, en los últimos meses.
Obviamente que hay muchos factores que explican este
desgraciado resultado y no es este el momento de examinarlos aquí. De hecho, en
la nota de Sierra se mencionan algunos de ellos pero se omite el que, en la
violenta irrupción de estos días, es sin duda el más importante: la decisión del
gobierno de Estados Unidos de liberar a cientos, probablemente miles, de “mareros”
que estaban recluidos en diversas cárceles de ese país y enviarlos directamente
a El Salvador. Esto ya de por sí no es precisamente un gesto amistoso para con
el país al cual se le remite tan nefasto contingente, pero es mucho más grave
si previamente se “limpia” el prontuario de esos delincuentes de forma tal de imposibilitar
que se pueda impedir legalmente su ingreso a El Salvador. Con sus antecedentes
delictivos convenientemente purgados nada puede detenerlos, y los malhechores
se convierten en gentes que regresan a su país de origen sin tener ninguna
cuenta pendiente con la justicia. Una canallada, ni más ni menos.

¿Cómo interpretar esta criminal decisión? Va de suyo que
esto no pudo haber sido una súbita ocurrencia de las autoridades carcelarias
norteamericanas que un día decidieron soltar a casi todos los “mareros”. Una
política de tamaña trascendencia se adopta en otro nivel: el Departamento de
Estado, el Consejo Nacional de Seguridad o la propia Casa Blanca. El objetivo: generar
una ola de violencia para sembrar el caos y provocar el malestar social que desestabilice
al gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén, del Frente Farabundo Martín de
Liberación Nacional, en línea con la prioridad estadounidense de “ordenar” lo
antes posible el díscolo patio trasero latinoamericano sacándose de encima a
gobiernos indeseables. Por eso un gesto tan inmoral y delincuencial como ese,
que se ha cobrado tantas vidas en El Salvador y que seguramente se cobrará muchas
más en los próximos días. Indiferente ante las consecuencias de sus actos,
Washington prosigue impertérrito dando lecciones de derechos humanos y
democracia al resto del mundo mientras aplica, sin pausa, las tácticas del “golpe
blando” en contra de quienes tengan la osadía de pretender gobernar con
patriotismo y en beneficio de las grandes mayorías populares. El autoproclamado
“destino manifiesto” de Estados Unidos es exportar la democracia y los derechos
humanos a los cuatro rincones del planeta. Lo que hace, en realidad, es
exportar criminales.

12 Comentarios

  1. chenlina
  2. FOLLADORDEPROSTIS

    Anonimo es cierto que la herencia de la violencia de las maras en El Salvador lo dejo el derechista ARENA,pero el FMLN ya lleva 6 años gobernando El Salvador y a sido incapaz de reducir la ultra violencia que azota a ese país, que en 6 años no la hayan podido reducir no te dice algo??? que el FMLN es tan incapaz como el derechista ARENA??? en Venezuela es =,el chavismo recibio 1 país con mucha delincuencia en 1999 de manos de la derecha y en 16 años gobernando en vez de disminuir aumento como la espuma,tanto gobiernos como de izquierda y derecha pueden fracasar en bajar la delincuencia,la otra cara de la moneda es la Nicaragua sandinista que en 2006 recibió 1 país con poca delincuencia gobernada x la derecha durante 16 años,y en los 9 años de Ortega a seguido teniendo poca delincuencia,mucho menos que Honduras,El Salvador y Guatemala.

    Responder
  3. Anónimo

    En este blog la gente de orientación derechista generalmente es la primera en descalificar a Borón y a otros comentaristas que no piensan como ellos. Cualquiera que lea todos los comentarios se dará cuenta fácilmente.

    Responder
  4. Anónimo

    Sí, quizás, pero yo preferiría leer más demandas racionales.En el 95 % de los casos, de los comentarios, es pura descalificación al que entra a este blog y tiene una opinión distinta.

    Responder
  5. Anónimo

    Es cierto que la izquierda discursivamente es violenta, descalificadora pero no por ellos hay que dejar de lado o descreer las demandas que elabora. Yo me pregunto que interés tendrán los Estados Unidos en querer desestabilizar a un gobierno como El Salvador.

    Responder
  6. Anónimo

    Si alguna vez, aunque sea una, la izquierda rústica que sigue estos blogs trillados pudiera aportar UN argumento racional, rebatiendo RACIONALMENTE, en lugar de descalificar, sería más creíble. Pero no. Lo único que saben es descalificar.

    Responder
  7. Anónimo

    Mafias , delincuencia organizada y marginalidad es la pesada herencia que le dejaron al FMLN los anteriores gobiernos de orientación neoliberal,tanto civiles como militares,otra cosa no se podía de esa clase de gobiernos títeres de los yanquis.
    Alto chupamedismo al imperio yanqui en los dos comentarios anteriores ,desgraciadamente nuestro continente está plagado de estos obsecuentes ,amantes del neoliberalismo y cipayos vendepatria.

    Responder
  8. Anónimo

    Todo es culpa de los yanquis, Follador, para la izquierda radical. Y el acercamiento Cuba-USA (¿cómo se puede llamar "enemigo" a USA, que tiene embajada en La Habana?), no termina de dejar sin discurso a los más tercos.

    Responder
  9. FOLLADORDEPROSTIS

    Atilio olvida mencionar que la violencia de las maras en el Salvador existe desde hace años,desde que gobernaba el derechista arena en los 90's,ellos no hicieron nada,absolutamente nada para reducir la delincuencia,y ahora parece que el FMLN es incapaz de combatir esa delincuencia como en el pasado lo fue el derechista arena,Atilio no sabe que en Usa los inmigrantes ilegales(la gran mayoría de mareros centroamericanos en Usa lo son) que cometen delitos son deportados a su país de origen??? y en los 90's cuando tb eran deportados a El Salvador era para desestabilizar los gobiernos derechistas de arena??? para cuando Atilio habla de la crisis en la frontera colombovenezolana?? eso tb es culpa de los yanquis??

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otras noticias

Declaración de la Casa de las Américas

Más odio, racismo y mentiras en una reunión de fascistas en Washington Declaración de la Casa de las Américas La Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) acaba de lanzar su más reciente ofensiva, entre los días 21 y 24 de febrero. Dedicada, como indica su...

Discurso de María Saharova en Moscú

Brillante discurso de la doctora María Saharova, vocera del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, desmontando los relatos de Occidente que eluden tratar los temas más candentes del mundo actual. ¿Davos representa acaso las esperanzas de las humanidad? Nooo. Sólo...

fotografía de Atilio Borón

Sobre el Autor de este Blog

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Actualmente es Director del Centro de Complementación Curricular de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Avellaneda. Es asimismo Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del IEALC, el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe.

Ver más