Correa: cuatro lecciones de su victoria
febrero 18, 2013

Ecuador:
cuatro lecciones de una victoria aplastante


 (Por Atilio A. Boron) La arrasadora
victoria de Rafael Correa, con un porcentaje de votos y una diferencia entre él
y su más inmediato contendiente que ya hubieran querido tener Obama, Hollande,
Rajoy, entre  otros, deja algunas
lecciones que es conveniente recapitular. 

    Primero y lo más obvio: la
ratificación del mandato popular para seguir por el camino trazado pero, como
dijo Correa en su conferencia de prensa, 
avanzando más rápida y profundamente. Sabe el re-electo presidente que
los próximos cuatro años serán cruciales para asegurar la irreversibilidad de
las reformas que, al cabo de diez años de gestión, habrán concluido con la
refundación de un Ecuador mejor, más justo y más sustentable. Un Ecuador en
donde la diversidad no sea fuente de desigualdad.  En la conferencia de prensa ya aludida dijo
textualmente: “o cambiamos ahora al país o no lo cambiamos más”. El proyecto de
crear un orden social basado en el socialismo del sumak kawsay, el “buen vivir” de nuestros pueblos originarios,
exige actuar con rapidez y determinación. Pero esto también lo saben la derecha
vernácula y el imperialismo, y por eso se puede pronosticar que van a redoblar
sus esfuerzos para evitar la consolidación del proceso de la “Revolución
Ciudadana.”
    Segunda lección: que si un
gobierno obedece al mandato popular y produce políticas públicas que benefician
a las grandes mayorías nacionales –que al fin y al cabo de eso trata la
democracia- la lealtad del electorado puede darse por segura. La manipulación
de las oligarquías mediáticas, la conspiración de las clases dominantes y las
estratagemas del imperialismo se estrellan contra el muro de la fidelidad
popular ante un gobierno fiel a sus mandatos.
     Tercero, y como corolario de lo
anterior, el aplastante triunfo de Correa demuestra que la conformista tesis
tan común en el pensamiento político convencional, a saber: que “el poder
desgasta”, sólo es válida en democracia cuando el poder se ejerce en beneficio
de las minorías adineradas o cuando los procesos de transformación social
pierden espesor, titubean y terminan por detenerse. Al paralizarse, al
abandonar el impulso transformador, se encaminan hacia su propia destrucción. Su
condición de viabilidad es la permanente profundización y aceleración del
proceso reformista. Pero cuando se gobierna teniendo a la vista el bienestar de
las víctimas del sistema pasa lo que ocurrió ayer en Ecuador: si en la
presidencial del 2009 Correa ganó en la primera vuelta con el 51 por ciento de
los votos, ayer lo hizo, con el recuento existente al momento de escribir esta
nota (un 25 por ciento de los votos escrutados) con el 57 por ciento. En lugar
de “desgaste”, consolidación y acrecentamiento del poder residencial.
     Cuarto y último, con esta
elección se supera la parálisis decisional generada por una Asamblea Nacional
que se opuso con intransigencia a algunas de las más importantes iniciativas
propuestas por Correa. Si bien hay pocas cifras disponibles al respecto no
caben dudas de que Alianza PAIS tendrá la mayoría absoluta de los asambleistas
y con posibilidades de alcanzar una representación parlamentaria que le permita
contar con una mayoría calificada de dos tercios. Una Asamblea Nacional que
acompañe el proceso de cambios tendría que abocarse de inmediato a elaborar y
sancionar la Ley Orgánica
de Comunicación, un nuevo Código Ambiental, la Ley de Aguas (esencial para la reforma agraria)
entre otras piezas legislativas de fundamental importancia. La reconfiguración
del mapa sociopolítico de la Asamblea
Nacional permitirá remover los obstáculos que, hasta ahora,
impidieron el avance en algunos frentes estratégicos del proceso de
construcción de una nueva sociedad.
      Con el triunfo de Correa, la
reciente victoria de Hugo Chávez en Venezuela y la previsible ratificación del
mandato popular a favor de Evo Morales en Bolivia el núcleo duro del “giro a la
izquierda” experimentado por América Latina a comienzos de siglo queda
notablemente fortalecido, ejerciendo un influjo favorable sobre los procesos en
curso en países como Argentina, Brasil y Uruguay. Conclusión: los tiempos han
cambiado. La ratificación plebiscitaria de un
presidente que lideró  un formidable
proceso de cambios sociales y económicos; que apuesta sin reservas -y trabaja
para- la integración latinoamericana; que desafió al imperio incorporando su
país al ALBA y que puso fin a la presencia estadounidense en la base de Manta; que
realizó una ejemplar auditoría de la deuda externa reduciendo
significativamente su monto; que le otorga asilo a Julian Assange y que retira
al Ecuador del CIADI no es algo que se vea todos los días. Hay una gran razón
para celebrar. ¡Felicitaciones Rafael Correa, salud Ecuador!
          

4 Comentarios

  1. Anónimo
  2. Zheng junxai5
  3. Mauricio Vega

    ROtten:
    1. No sólo las altísimas rentas petroleras, sino cómo se las han manejado, además por las renegociaciones con empresas petroleras extranjeras los ingresos que obtiene el Ecuador son altos, antes era todo lo contrario, casi todo se llevaban.

    2. El ausentismo ha sido siempre un 25% poco más quizás. Hasta el momento, este se ha reducido en los votantes del extranjero. Aún no puede decirse nada de los sufragantes aquí en Ecuador, no obstante la oposición a través de redes sociales ha querido hacer aparecer un elevado porcentaje de ausentismo. Ergo, lo que Usted dice no es cierto.

    3. Nuevamente lo que Usted afirma carece de toda verdad: por ejemplo ECTV el canal público invitó a todos los candidatos, muchos de ellos no acudieron o rechazaron estos espacios. Desde mucho antes de las elecciones los canales privados aupaban a candidatos con mayores opciones o quienes se acercaban a sus intereses: por ejemplo el lanzamiento del libro de Guillermo Lasso, sus apariciones en TV sin ser proclamado oficialmente candidato ni haber sido convocadas las elecciones. Sobre el CNE omite Usted que el organismo llamó por lo menos dos ocasiones a personeros del Gobierno. El CNE retiró una parodia de uno de los candidatos por considerarla ofensiva.

    4. Con este razonamiento más de la mitad de electores ecuatorianos somos ignorantes; sucede que el pueblo ecuatoriano se cansó de los mismos de siempre. De aquellos que si dominaban los otros poderes. Partidos con vínculos a la bancocracia o directamente banqueros en cargos públicos.

    Responder
  4. ROtten

    Estimado señor, veo por el nivel de conocimiento que tiene de lo que sucede en Ecuador y de los planes de este gobierno, tiene acceso directo a la cupula de alianza pais, por lo que comparte sus poderes y sus vicios. Me permito darle las verdaderas 4 lecciones de la victoria de correa.

    1.- No se niega una alta inversión en infraestructura pública y area social, pero eso se lo han permitido exclusivamente las altisimas rentas petroleras, que han sido suficientes para financiar tanto la obra publica como la corrupcion de la nueva clase rica del pais: los altos mandos de alianza pais.

    2.- No se escandalize tanto con el nivel de votacion de correa. Es el 57% de quienes sufragaron, pues hubo un 30% de ausentismo, lo que representa alrededor de 4,5 millones de votos, de un universo de 11,5 millones de sufragantes. No es para tanto ni es como los dogmaticos correistas quisieran: el 100%, el partido unico, el "todos de acuerdo"…

    3.- Hay quienes ganan en situaciones dificiles y otros con todo a su favor. El segundo es el caso de correa, que usó y abusó de RECURSOS PÚBLICOS en su campaña, usando dinero de la nación para promocionarse, transportarse e intimidar a los demas. Dispuso de un consejo nacional electoral esbirro que solo persiguio a la oposicion y se hizo el ciego en las multiples faltas del partido de gobierno. El que gana algo con todo a su favor, no merece mi respeto.

    4.- La victoria de amplias mayorias no justifica por si sola la democracia. Es necesario poderes independientes, que en Ecuador no los hay, jueces independientes, que tampoco hay, y seguridad ciudadana. Al fin y al cabo, tanto hitler como mussolini, chavez, el propio correa y otros, han obtenido un avasallador apoyo popular, otorgado por electores ignorantes, que leen poco, entienden menos de política, y le entregan su vida y voluntad al caudillo de turno.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otras noticias

La insaciable voluntad de saquear

Marx escribió en su obra magna que "El capital tiene horror a la ausencia de ganancias o a la ganancia demasiado pequeña, como la naturaleza al vacío. Conforme aumenta la ganancia, el capital se envalentona. Asegúresele un 10 por ciento y acudirá a donde sea; un 100...

fotografía de Atilio Borón

Sobre el Autor de este Blog

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Actualmente es Director del Centro de Complementación Curricular de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Avellaneda. Es asimismo Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del IEALC, el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe.

Ver más