Antonio Gramsci y el balotaje en Chile
diciembre 15, 2021

(Por Atilio A. Boron) Recientemente he leído y escuchado a alguna gente autoidentificada con –o referenciada en- la izquierda en Chile y en otros países de la región proponiendo para el crucial balotaje del próximo domingo la abstención electoral, o el voto nulo o en blanco. Creo que esa postura es un trágico error, que puede hundir una vez más a Chile en la barbarie. El candidato nazifascista José A. Kast, porque eso es, si llegara a triunfar encabezaría un gobierno que sería mucho más nefasto que el de Augusto Pinochet. Guardaría las formalidades y las apariencias; montaría un sofisticado simulacro pseudo-democrático que sería exaltado por la prensa canalla, los poderes fácticos y el imperio, pero aplicaría una política salvaje de represión, persecución y cárcel contra toda expresión de descontento u oposición. Como si lo anterior fuese poco, el talante profundamente autoritario y reaccionario del personaje y su entorno se potenciaría con el holocausto social y económico que produciría la profundización de las políticas neoliberales que tanto dolor y sufrimiento han ocasionado en Chile.

Por eso no entiendo a quienes en esta crucial coyuntura optan por lavarse las manos, cual modernos Poncio Pilatos. ¿No son conscientes de que con esa actitud facilitan el triunfo de la ultraderecha? Lo que se juega en Chile es nada más y nada menos que impedir la entronización del fascismo, por vía electoral. Pinochet llegó a La Moneda mediante un sangriento golpe militar; su émulo y admirador llegaría sobre los hombros de su propia base electoral–una derecha recalcitrante, racista y xenófoba- con el irresponsable aporte de aquellos que ante la incomprensión de las exigencias de la coyuntura prefieren hacerse a un lado sea negándose a votar, o yendo a los comicios y votando nulo o en blanco. No hace falta poseer un doctorado en ciencia política para saber que esas distintas formas de deserción y abandono del terreno de lucha juegan a favor de Kast; que cuanta menos gente concurra a votar mayores serán sus chances de ganar el balotaje. Lo que ocurre es que en la vida política real –esa feroz “guerra de dioses contrapuestos” de la que tanto hablaba Max Weber- la coyuntura suele enfrentar a los pueblos ante la necesidad de optar por un candidato que si bien no los convence del todo es necesario apoyar para impedir el triunfo de quien se sabe es la encarnación misma del mal. Esta visión realista de la política no es percibida en las nebulosas construcciones abstractas de ciertos estériles teólogos de la izquierda y la revolución, más preocupados por preservar la pureza del dogma que por hacer avanzar siquiera un metro a las causas populares.

Por eso me alegró leer el brillante escrito de Manuel Cabieses Donoso, uno de los grandes intelectuales y educadores de la izquierda revolucionaria chilena y latinoamericana, cuando en una sentida nota referida al tema concluyó que estamos “Otra vez obligados a votar por un candidato presidencial que no representa nuestras esperanzas de ruptura con el neoliberalismo. Sin embargo, entre Kast, ultra derechista, y Boric socialdemócrata, no podemos equivocarnos. La abstención es la gran amenaza al propósito de detener al fascismo encarnado por Kast. (https://www.puntofinalblog.cl/post/boric-y-el-plan-b) En cambio, me preocupó y decepcionó, debo confesarlo, que Sergio Rodríguez Gelfeinstein, de quien tanto aprendemos leyendo sus sofisticados análisis sobre la realidad internacional, haya publicado una nota en la que, al revés de Cabieses Donoso, confía angelicalmente en que “chilenos tengan una nueva opción en la que no estén obligados a optar por el mal menor. Tengo plena confianza en que la sabiduría popular hará emerger otro liderazgo que traiga un nuevo presidente que sí sea fiel representante de sus intereses. Mientras ese momento llegue, en este 2021 en Chile, como en 1993 en Venezuela, no votaré.”  (https://noticiaspia.com/de-venezuela-a-chile-de-caldera-a-boric-un-solo-chavez-y-un-solo-salvador/  )

He dicho lo suficiente. Oigámoslo ahora a Antonio Gramsci, que en un texto juvenil del 11 de febrero de 1917 recuperado por la revista Sin Permiso y que lleva por título “Odio a los indiferentes.”  En ese luminoso escrito el gran teórico comunista italiano dijo algo que se aplica como anillo al dedo a la actual coyuntura chilena: “Odio a los indiferentes. Creo que vivir es tomar partido. Quien verdaderamente vive no puede dejar de ser ciudadano ni de tomar posición. La indiferencia es abulia, es parasitismo, es cobardía, no es vida. Por eso, odio a los indiferentes. La indiferencia es el peso muerto de la historia. Es la bola de plomo para el innovador y la materia inerte en la cual frecuentemente se ahogan los entusiasmos más esplendorosos. La indiferencia actúa poderosamente en la historia. Actúa pasivamente, pero actúa. Es la materia bruta que se rebela contra la inteligencia y la sofoca. Lo que ocurre, el mal que se abate sobre todos, no se debe tanto a la iniciativa de los pocos que actúan, como a la indiferencia de muchos. Lo que ocurre no ocurre tanto porque algunos lo quieran, sino porque la masa de los hombres abdica de su voluntad, deja de hacer, deja promulgar leyes que después solo la revuelta hará anular, deja subir al poder hombres que después sólo una sublevación podrá derrumbar.” (https://www.sinpermiso.info/textos/odio-a-los-indiferentes )

Reflexionemos atentamente sobre estas sabias palabras de Gramsci. Ojalá que sus reflexiones impulsen a las camadas juveniles y a todas y todos los que lucharon cuerpo a cuerpo contra los aparatos represivos del régimen de Sebastián Piñera a concurrir a las urnas y construir una inexpugnable muralla en donde se estrellen las ambiciones del imperio y sus peones nazifascistas. Será para el bien de Chile y de toda Nuestra América.

8 Comentarios

  1. Juan A. Cavero G.

    El señor Rodríguez, muy amigo de comparar situaciones en diferentes contextos, no ha reparado en una diferencia fundamental entre Venezuela de 1993 a 1998 y Chile de 2018 a 2021: en Venezuela no existía Constituyente, y el pueblo tuvo que lograrla mediante el sufragio; en cambio en Chile ya existe una Constituyente que elaborará una nueva Constitución, la cual enterrará políticamente a Pinochet. La consecuencia de que un tipo como Kast gane la elección es que se promueva, desde el Ejecutivo, el rechazo a la nueva Constitución en el plebiscito ratificatorio. Seguramente los mínimos o grandes avances que pueda tener esta Constitución, seguramente tampoco serán del agrado de maximalistas como el señor Rodríguez, a quien habría que felicitar por sus brillantes (e inútiles) teorizaciones.

    Responder
  2. Luis Ernesto

    Saludos profe. Atilio totalmente de acuerdo con su análisis. No hay que permitir el retorno del nazifascismo a Chile y más grave por la vía democrática de las urnas.
    Chile necesita recuperar su democracia y el socialdemócrata Gabriel Boric, puede alejar a Chile del filofascismo y las mazmorras del pinochetismo .

    Responder
  3. Hunmberto Lobbosco

    Gracias Atilio, estoy en todo de acuerdo con tu nota, como casi siempre… Esperemos que los chilenos sean conscientes del peligro enorme que corren, no solamente ellos, sino todos los pueblos latinoamericanos si llega a triunfar este nefasto personaje de la peor de las calañas posibles en estos días que corren.

    Responder
  4. Jorge Navas (Guatemala)

    Chile debe salir a votar y la opción en este momento si o si es la social democracia frente a una ultraderecha pícara que espera con ansías triunfar haciendo a un lado el gran esfuerzo de jóvenes que dieron todo en las calles.

    La Izquierda y sus Dinosaurios andan mal en toda Latinoamérica, sus discursos se quedan allí en papel pues muchos de estos dinosaurios se quedan detrás de un escritorio bla bla bla bla bla y hasta pareciera que solo dan órdenes pero jamás los ves en las calles.

    Chile, salgan a votar por el menos peor y en las siguientes elecciones pueden posicionar a quién represente un poco más allá al pueblo en función de dar respaldo a las grandes mayorías que necesitan tener una vida digna.

    Responder
  5. Patricio Guamán

    Preocupación necesaria.
    Reciban el mal ejemplo de Ecuador, que mira con derrota todo lo que se pudo hacer y se perdió por la traición y compra venta de cociencias entre canallas criollos e imperiales.
    Lo que era ya no es, fácil despojar al pueblo de derechos y mejores anhelos, todo se reparten entre ellos..TODO.
    El voto nulo sirve a la derecha, el voto popular debería contener conciencia de clase social y nación soberana.
    Espero y ruego al eterno que las derechas mafiosas sean derrotadas, o llegará otro capítulo como el de la brutal violencia social ecuatoriana.

    Responder
  6. Miguel

    Las izquierdas testimoniales son tan miopes que no ven más allá de sus ombligos. Entre el «pesimismo racional» es menester tomar parte por el «optimismo de la voluntad», máxima del gran pensador Antonio Gramsci

    Responder
  7. Sonia M santiago

    Ojalá el pueblo chileno vaya a las urnas masivamente vote y honre a las víctimas que lucharon por cambiar las cosas en Chile .Que el 2019 no quede en vano. Y Ojalá signifique un pais mas integrando la Patria Grande!!!!! Un abrazo grande al pueblo chileno !!!!

    Responder
  8. Eloísa

    Siiiiiiiii, no a la apatía e indiferencia y salgamos a votar, ejerzamos nuestro derecho y votemos por Boric

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otras noticias

El halcón de Qatar

Publicado en: https://www.pagina12.com.ar/519012-el-halcon-de-qatar El cuento por su autor Esta incursión por el terreno de la ficción es una pausa necesaria, diría una catarsis, para quien se dedica al análisis político. Si bien la política, en todo tiempo y lugar,...

fotografía de Atilio Borón

Sobre el Autor de este Blog

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Actualmente es Director del Centro de Complementación Curricular de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Avellaneda. Es asimismo Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del IEALC, el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe.

Ver más