Con Cuba y su revolución, siempre. Máxime cuando el gobierno de EEUU ha intensificado hasta el paroxismo su criminal bloqueo a la isla rebelde.