La Revolución Cubana, víctima de su éxito
julio 24, 2021

(Ilustración: «Monstriña», de María Verónica Ramírez, publicada en Clarín el 18/07/21)

(Atilio A. Boron) Cuba es víctima de su propio éxito. Un logro de formidable envergadura pero que la opinión “bienpensante” insiste en caracterizar como un fenomenal fracaso. Algunos lo hacen por ignorancia, repitiendo el mensaje que le bajan los medios dominantes y sus “opinólogos” a partir de un guión que en sus líneas generales fue elaborado en Estados Unidos desde los primeros meses del triunfo de la Revolución. Pero en la mayoría de los casos este mensaje es emitido por una nutrida caterva de mercenarios de la guerra comunicacional que saben que están mintiendo, pero la generosa recompensa que les prodiga el imperio logra acallar sus dudas y volcarse con frenesí a la difamación y la mentira en contra de los enemigos que puntualmente Washington les señala.

Dije éxito, intencionalmente, porque de qué otro modo podríamos calificar el desempeño de un pequeño país que pese a ser víctima del bloqueo más prolongado e integral de la historia de la humanidad se las ha ingeniado, gracias a su revolución, en producir indicadores sociales admirables. Tomemos, sin ir más lejos, el combate a la pandemia del Covid-19 y observemos el comportamiento de un indicador clave: el número de muertes por millón de habitantes. Pese a las criminales restricciones que impone el bloqueo recargado por Donald Trump y mantenido por Joe Biden la tasa de letalidad por millón de habitantes en Cuba es, al día de hoy, igual a  195/millón. En Brasil es 2.555, en Argentina 2.259; Bélgica 2.166; Estados Unidos, el verdugo del pueblo cubano tiene una tasa de 1.881, siempre por millón de habitantes; Chile, 1.808; Uruguay, 1.696 y Suecia 1.438.[1] En pocas palabras: el “régimen” cubano (como se lo nombra para descalificarlo) tiene una tasa de cuidado de su población casi diez veces superior a la de la ejemplar “democracia” estadounidense y unas siete veces más efectiva que la de la tan admirada “democracia” sueca. Dado que la protección de la ciudadanía es un rasgo esencial de la democracia mientras que la existencia de un sistema multipartidario no lo es (recordemos que en la dictadura brasileña “funcionaban” al menos dos partidos políticos, y que bajo los regímenes de Anastasio Somoza y Alfredo Stroessner había inclusive más) con elecciones periódicas y todos los rasgos que el saber convencional de la ciencia política considera consustanciales con la democracia, la conclusión a la que podemos llegar es que desde este punto de vista, el cuidado de la población, la Cuba revolucionaria es mucho más democrática que cualquiera de los países arriba nombrados.

Eso sería todo, ¿sus éxitos en materia de combate al Covid-19? No, de ninguna manera. La salud como derecho ciudadano alcanza niveles formidables en Cuba, mientras que en Estados Unidos (el país agresor), aquella es una mercancía más, accesible a quien pueda adquirirla. Quien tiene dinero accede a la salud, los demás deben rezar al buen Dios para que los libre de todo mal. Un indicador sensible de los muchos que podrían utilizarse para graficar el desempeño de Cuba en materia de salud es la tasa de mortalidad infantil: mientras que ésta es de 4 por mil nacidos vivos en la mayor de las Antillas, en Estados Unidos, para su deshonra, es de 6 por mil nacidos vivos, según informa el Banco Mundial. En Colombia, cuyo gobierno se ufana (para su desgracia) de haber convertido a ese país en “la Israel de América Latina”  y sobre el cual llueven los elogios de Mario Vargas Llosa el guarismo se empina a un criminal 12 por mil nacidos vivos. [2] Como si lo anterior no fuera suficiente Cuba es el único país de Latinoamérica y el Caribe que ha logrado la autosuficiencia vacunal, no con una sino con dos vacunas ya en uso y tres más a punto de ser aprobadas. Países con mucha más población y economías mucho más grandes (Brasil, México, Argentina, por ejemplo) muestran una lastimosa dependencia en este rubro pese a que ninguno de ellos sufre de un bloqueo como el que oprime a cubanas y cubanos.

Agréguese a lo anterior que la Revolución Cubana exhibe una tasa de alfabetización del 99.8 por ciento en la población de 15 años o más contra el 99.0  por ciento de Estados Unidos; una competencia reñida, pero en la cual Cuba se lleva los lauros.[3] Y que el acceso a la cultura, en todas sus manifestaciones, es uno de los grandes logros de la revolución cubana, evidenciada en la calidad universal de sus músicos, sus artistas plásticos, pintores, literatos, etcétera. Y de la mano de esta preocupación por socializar no sólo la economía sino también la cultura viene la democratización del acceso al deporte. Siendo en términos demográficos un país pequeño es el primero de Latinoamérica y el Caribe a la hora de computar las medallas obtenidas en los Juegos Olímpicos: con 226 medallas en total, 78 de las cuales doradas, aventaja no sólo a todos los demás países de la región sino a otros como Canadá, España, Dinamarca, Turquía y muy holgadamente a Brasil, México y Argentina. Y si observamos el medallero de los Juegos Panamericanos, detrás del Goliat norteamericano, que lo encabeza con 2066 medallas doradas, inmediatamente atrás viene  Cuba con 908, Canadá con 491, Brasil 383, Argentina 327 y México 258.[4]

Va de suyo que estos logros no ocultan los problemas que aquejan a la economía cubana. Fidel permanentemente recordaba que la Cuba socialista era una economía subdesarrollada, dependiente y altamente vulnerable, más que cualquiera otra de la región a causa del bloqueo genocida al cual se ve sometida. Y si bien sería un error atribuirle al bloqueo la totalidad de las dificultades económicas cubanas, pues hay muchas que son endógenas –por ejemplo, la demorada actualización del modelo económico y un exceso de burocratismo en la gestión macroeconómica-  no puede haber la menor duda que estos problemas fueron potenciados hasta lo indecible a causa de los efectos devastadores de un bloqueo que se extiende por sesenta años. Cualquier análisis de la economía cubana que soslaye este dato fundamental jamás podrá aportar una explicación convincente de sus problemas y debe ser considerado como una grosera pieza propagandística.

Conclusión: si el imperio creyera realmente lo que dicen sus voceros deberían levantar el bloqueo inmediatamente para que salte a la vista que los problemas de la economía cubana se deben a la irracionalidad del socialismo y a la ineptitud del gobierno revolucionario, haciendo que la población se rebele en contra de las autoridades y provoque su derrocamiento. Pero ellos saben que esto no es así, y por eso persisten con el bloqueo. Si no,  ¿para qué concitar el periódico repudio universal en contra de una política genocida que en los últimos 29 años fue repudiada por la casi por absoluta unanimidad en la Asamblea General de las Naciones Unidas? Si Washington mantiene el bloqueo es porque sabe muy bien que sin él la economía cubana florecería como en ningún otro país de la región, y eso sería un pésimo ejemplo para el resto del mundo. Sería la corroboración empírica de la superioridad de una economía socialista sobre la capitalista, y eso es un tema tabú para la derecha y los imperialistas.  De ahí la enfermiza obsesión de todos los gobiernos, desde 1959 hasta hoy,  por mantener el bloqueo.

 

 

[1] Datos accesibles, al día 22 de julio del 2021 en https://www.worldometers.info/coronavirus/

[2]https://datos.bancomundial.org/indicator/SP.DYN.IMRT.IN?end=2019&locations=OE&name_desc=false&start=2019&view=bar

[3] https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Pa%C3%ADses_por_tasa_de_alfabetizaci%C3%B3n

[4] https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Medallero_de_los_Juegos_Panamericanos

27 Comentarios

  1. Angel I.

    Excelente artículo, gracias por estas publicaciones. Siempre es grato leer a personas con conocimiento y sinceridad

    Responder
  2. Juan Manuel Quintana

    Sin embargo hay seguidores del neoliberalismo que expresan, muy sueltos de huesos, que el bloqueo a Cuba es un mito, que no existe.

    Responder
    • Carlos E. Martinez

      Los neoliberales llegan al extremo de negar que exista el neoliberalismo. A ese punto ha llegado el rechazo y las críticas de una teoría económica, que en realidad configura una ideología. que tienen que esconderse para escapar de la lluvia de argumentos que destruyen la floja estructura de sus argumentos.

      Responder
  3. Carmen Mont Rivero

    Excelente. Gracias como siempre.

    Responder
  4. Javier filaz

    Muy bn articulo, una gota de verdad , en un oceano d mentiras,un dato mas : el promedio de esperanza d vida en usa esta bajando , antes del blokeo.es pisoble que ya sea mayor en cuba que en usa .

    Responder
  5. Jair Manuel Barreto

    Una excelente radiografía del desarrollo de la revolución cubana y su pueblo
    El Bloque es el peor de los crímenes contra un pueblo y demuestra el temor a un sistema alterno a la economía de consumo o capitalista.

    Responder
  6. Adrián

    Excelente análisis. En ti confiamos Borón. Recuerda hablar sobre Nicaragua.

    Responder
  7. Beinusz

    Excelente articulo en un momento muy peligroso. La defensa de la Revolución Cubana es fundamental para la autodeterminación de todos los pueblos. Fuerte abrazo. Beinusz

    Responder
  8. Martin

    Excelente artículo, viva Cuba libre y soberana

    Responder
  9. Alberto Romero (apodo ¨Leuko¨)

    Excelente, como siempre, el artículo de Atilio Boron, desglosando logros y penurias del pueblo cubano, bajo el sometimiento más infame de la historia, como es el bloqueo por 60 años desde el Imperio del norte y los muchos secuaces que, desafortunadamente, le siguen a rajatabla.

    Responder
  10. Lourdes

    Excelente e clara abordagem, parabéns!

    Responder
  11. Eduardo Medeiros de Magalhães

    Excelente texto. Obrigado por organizá-lo referenciando suas informações. Muito obrigado.

    Responder
  12. Juan Mari sz de Cerain

    Emocionante.Pero tb comprometedor.

    Responder
  13. maria beatriz diaz

    Maravilloso querido Atilio. Muchas gracias por este revisionismo.

    Responder
  14. Horacio Alberto Spessot

    Gracias Atilio, sencillito y genial

    Responder
  15. Laura

    Y los que defienden a Cuba y condenan a Venezuela? Igual con Libia, Siria, Ucrania, Yemen etc. Los mismos que defienden a Palestina pero no a Siria.

    Responder
  16. Graciela Arismendi

    Usted, Sr. Boron, ha plasmado a la perfección lo que mucho pensamos acerca de la realidad cubana. Si se quiere verificar el éxito o fracaso de un determinado sistema, nada mejor que hacerlo en igualdad de condiciones y no imponiendo un bloqueo inhumano como hasta hoy lo han hecho. Gracias por tanto!

    Responder
  17. Arturo Arzate Pérez

    Buen análisis, muy puntual.

    Responder
  18. Zoraya

    Excelente excelente mas claro ni el agua

    Responder
  19. Yaima

    Excelente

    Responder
  20. Luis Flores

    PATRIA O MUERTE MI CUBA AGUERRIDA.

    Responder
  21. Beatriz Hidalgo

    Muy buen y acertado análisis. Le agregaría que quienes sostienen ese bloqueo no es el *imperio* como ente abstracto, son las transnacionales de todo tipo, desde las industriales hasta llegar a las mediáticas … Las que soportan ese imperio y no les interesa que el polvorín de la verdad se riege por el mundo e inhiba su sacrosanto «libre comercio» del modelo neoliberal
    .
    Aplaudo la solidaridad de Atilio Borón demostrada hacia la Revolución Cubana y los pueblos que desde Latinoamérica luchamos por sacudirnos el yugo i

    Responder
  22. Eduardo Rolán

    Gracias Atilio por tu aporte a la causa de los pueblos , te hago una pregunta . tu podrías dejar que te haga una entrevista el Guajiro Citadino , Cubano que vive en México y tiene directas por Youtube y llega a los Cubanos de de todas partes del Mundo ? desde ya gracias como siempre

    Responder
  23. Ernesto

    Valioso comentario, opinión o como se enmarque. Es una muestra del mismo discurso de los años 80, sintoma que en el pensamiento como nación estamos detenidos en el tiempo. A lo mejor esta posición de remarcar los datos de alfabetización, no de nivel intelectual;las estadísticas de nacidos vivos por cada millon, no de la calidad de vida decadente sobretodo de ancianos;o las medallas olimpicas cada vez mas escasas… Etc… No es un reflejo real de la Cuba actual y sobretodo del cubano contemporáneo. Sin dudas, ya no basta con muela, censura y mentiras televisadas ;también tienen que dar palos igual que todos.

    Responder
  24. Herbert lovon

    Excelente. Me podrías recomendar un libro sobre la Cuba antes y después de Fidel? Gracias Atilio.

    Responder
  25. Benjamín Erazo

    Muy bien. Cabe destacar la solidaridad que da a muchos paises con las brigadas médicas

    Responder
  26. Héctor

    Yo soy cubano, soy marxista negro y luchador antiracista. Creo que usted es un pensador lúcido en temas relacionados con America Latina pero creo que todavía le falta conocer profundamente la realidad cubana. Es verdad que Cuba a logrado tales indicadores pero también es verdad que no todes nos hemos beneficiado por igual. Los afrodesendientes Cuba hoy sufren la desigualdad y la falta de oportunidades de manera abismal con un Estado que ha invisibilizado esta realidad por años con graves consecuencias para nuestras vidas . Somos los afrodesendientes una desconcertante mayoría en la prisiones, somos solamente el 15 % de las remesas que se reciben, no llegamos ni al 20% de aquellos con cuentas en dólares, tenemos serias problemas de vivienda, vivimos en los barrios más pobres, somos criminalizados por los medios de comunicación y el perfil delincuencial que persigue la policía, somos minorías en las Universidades y no sigo porque los ejemplos son interminables. Por favor, ese discurso superficial no es positivo para que las personas sepan lo que está pasando en Cuba desde una mirada crítica. Posdata su imagen es profusamente racista.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otras noticias

El halcón de Qatar

Publicado en: https://www.pagina12.com.ar/519012-el-halcon-de-qatar El cuento por su autor Esta incursión por el terreno de la ficción es una pausa necesaria, diría una catarsis, para quien se dedica al análisis político. Si bien la política, en todo tiempo y lugar,...

fotografía de Atilio Borón

Sobre el Autor de este Blog

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Actualmente es Director del Centro de Complementación Curricular de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Avellaneda. Es asimismo Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del IEALC, el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe.

Ver más