La insoportable levedad de la revolución
marzo 26, 2013

¡REVOLUCIÓN, sí, REVOLUCIÓN AHORA! ¿Vieron que no era tan difícil? No me creen? Lean el título de portada de La Nación (Buenos Aires) de hoy, que dice textualmente:

OTRA “REVOLUCIÓN” de Francisco: NO VIVIRÍA EN EL DEPARTAMENTO PAPAL.

De donde se infiere que:

a) ya Francisco realizó otras «revoluciones», tan significativas como la de renunciar a vivir en el departamento papal;

b) que como decía Lenin, en algunos países atrasados (¿el Vaticano?) iniciar una revolución es tan fácil como levantar una pluma.

c) La incógnita: si Francisco ya protagonizó según la corresponsal de La Nación varias revoluciones, ¿por qué no incurrir en un pequeño gesto «reformista» y hacer lugar al pedido de Estela de Carlotto (presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo)? En el mismo diario La Nación, pero en sus páginas interiores y lejos de la portada se informa que Carlotto «le pidió al Papa que la reciba y ‘haga un gesto’ de apoyo a su tarea de búsqueda de restitución de identidad de nietos de desaparecidos durante la última dictadura militar.»
«Siempre tuvimos ganas de hablar con él. Esperábamos que nos convocara como máximo exponente de nuestra Iglesia en la Argentina. Pero nunca nos llamó, y lo digo con dolor, y para que se revierta, no para condenar. Nunca habló de nuestros desaparecidos ni de los nietos que estamos buscando», afirmó Carlotto en declaraciones a Radio Del Plata.»

CONCLUSIÓN: ¡Se nos viene la noche, y muchos en el gobierno y fuera de él creen ver la tenue luz del amanecer y no parecen darse cuenta que es el crepúsculo de una ilusión! Pocas veces en mi vida pude ver tamaña confusión política como la que existe en la Argentina de estos días.

4 Comentarios

  1. Anónimo
  2. Yemayá

    Para mí la confusión proviene de la falta de política y la necesidad de "construír relato": son los laberintos a que conduce la simulación…

    Responder
  3. Marcelo

    Hay un optimismo difícil de descifrar. Dos posiciones parecen remarcarse al interior de este optimismo: 1) una expresión de deseo lisa y llana casi como una plegaria en la búsqueda de una reforma de la iglesia y 2) grupos oficialistas y opositores que desean "ganarse al papa", por centro-izquierda los primeros, por derecha los segundos (cuenta Claudio Lozano que, en el momento de elección de Bergoglio, la cámara estaba sesionando y ocurrió una disputa de cánticos en donde el grupo opositor -UCR, FAP, PRO y Peronismo disidente- coreaba "Bergoglio, Bergoglio" mientras que el kirchnerismo arengaba: "genocida, genocida").

    Sin embargo, hay otra posición bastante llamativa también y sería algo así como que el papa tendría tanto trabajo con los conflictos del Vaticano que difícilmente pueda atender las intenciones de los partidos más conservadores de nuestra región. Me parece que este enfoque es equivocado y lleva a subestimar en mucho el poderío del máximo representante de la Iglesia católica. Me late que esta cuestión habría que repensarla a la luz de la movilización -aunque no haya logrado sus objetivos- que realizó la iglesia y sus colegios en Buenos Aires a propósito de la votación del matrimonio igualitario. La influencia ideológica, tanto del imperialismo norteamericano como del catolicismo, continúa siendo poderosa.

    Saludos!

    Responder
  4. Anónimo

    No creo en semejante "noche", tal como la ve Atilio, pero es materia opinable.

    En cuanto a Bergoglio, sí, quizá podría hacer ahora el gesto que pide la Carlotto. Pero propongo algo equitativo: que Bergoglio haga ese gesto y que, a la vez, Cuba explique públcamente por qué calló sistemáticamente en las Naciones Unidas (en la ex Comisión de Derechos Humanos de Ginebra), poniéndose tácitamente del lado de la dictadura, como cómplice, cuando se ventilaban las horrendas violaciones del gobierno del "Proceso" en esa Comisión de Ginebra, entre ellas, la desaparición de nietos. Esa Comisión fue años después denostada por Cuba y sus amigos bolivarianos hasta que lograron darle el formato actual de Consejo.

    Nosotros sabemos por qué Cuba fue cómplice durante tantos años en Ginebra, la razón es obvia, pero ¿por qué no pedirle a los Castro que lo expresen? Rosendo

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otras noticias

La insaciable voluntad de saquear

Marx escribió en su obra magna que "El capital tiene horror a la ausencia de ganancias o a la ganancia demasiado pequeña, como la naturaleza al vacío. Conforme aumenta la ganancia, el capital se envalentona. Asegúresele un 10 por ciento y acudirá a donde sea; un 100...

fotografía de Atilio Borón

Sobre el Autor de este Blog

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Actualmente es Director del Centro de Complementación Curricular de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Avellaneda. Es asimismo Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del IEALC, el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe.

Ver más