El bloqueo es un crimen de Lesa Humanidad
octubre 27, 2022

Sumá tu adhesión en favor de Cuba y su Pueblo heroico

Click aquí para adherir con tu firma 👇

https://forms.gle/WTFH1yG1xuWSWz2K6

Aquí te dejamos la Declaración:
Los abajo firmantes queremos manifestar nuestro irrestricto apoyo al proyecto de declaración que será presentado en el actual período de sesiones de las Naciones Unidas que exige poner fin al bloqueo impuesto por los Estados Unidos al heroico pueblo de Cuba. Damos por sentado que al igual que en las veintiocho ocasiones anteriores también en esta oportunidad la Asamblea General de la ONU aprobará esta moción de forma prácticamente unánime dado que el bloqueo, que la prensa canalla procura ocultar utilizando la palabra “embargo”, constituye una política criminal, terrorista y genocida que no puede ser avalada por la comunidad internacional.
Es criminal pues atenta contra la vida del pueblo cubano y no sólo, como dice Washington, de sus autoridades. Su aplicación ocasiona gravísimos daños por la imposibilidad de obtener medicamentos, insumos farmacológicos o repuestos de maquinarias e instrumentos médicos en el exterior que, en condiciones normales, cualquier otro país del mundo puede disponer para salvar la vida de niños, mujeres, ancianos o personas afectadas por diversas enfermedades. Pese a esta cruel agresión, según cifras oficiales de ambos gobiernos la esperanza de vida de la población de Cuba en 2021 es de 79 años contra 76.1 de Estados Unidos. Esto demuestra la superioridad práctica de la medicina socializada sobre la medicina mercantilizada de Estados Unidos, país no afectado por bloqueo alguno. Y explica también la razón por la cual el imperio procura erradicar de la faz de la tierra al “mal ejemplo” cubano apelando a todos los recursos imaginables, aún a los más violentos e inhumanos.
Es terrorista, porque Estados Unidos como imperio ha hecho de la muerte y exterminio el signo distintivo de su política exterior. Una política fatídicamente inaugurada con el bombardeo atómico de las ciudades de Hiroshima y Nagasaki en 1945 y que convirtió al gobierno de aquel país en la mayor organización terrorista del mundo. Ningún otro en la historia perpetró un crimen de semejante envergadura, tal es la mentada “excepcionalidad” norteamericana. Hoy esa voluntad de dominio y sometimiento de pueblos enteros sigue su curso, si bien bajo ropajes distintos. No otro es el sentido bloqueo practicado contra diversos países o las “sanciones” aplicadas a las más variadas naciones. En el caso de Cuba estas penalidades se acentuaron bajo las presidencias de Donald Trump, pese al impacto de la pandemia, y continuaron con la de su sucesor Joe Biden. La imposición de sanciones extraterritoriales a empresas que desean realizar intercambios comerciales con la isla erige un significativo obstáculo para la economía cubana. El bloqueo impide que los bancos internacionales puedan gestionar pagos originados en el comercio exterior y sanciona a empresas navieras de todo el mundo que puedan llevar o traer cargas procedentes de -o destinada a – puertos cubanos. Añádase a lo anterior toda suerte de operaciones militares y de inteligencia, abiertas o encubiertas, destinadas a preservar, apelando a la violencia y la manipulación informativa, la declinante supremacía norteamericana. En el caso de Cuba, a los ingentes daños ocasionados por el bloqueo se suman los ocasionados por el respaldo otorgado a grupos violentos -residentes en territorio cubano o que operan desde el exterior- a los efectos de lograr el anhelado “cambio de régimen” en la isla, lo que se ha traducido en el aliento a la producción de numerosos disturbios y atentados terroristas que causaron pérdida de vidas inocentes, incluso a visitantes extranjeros.
Por eso, por nuestro respeto a la autodeterminación nacional de Cuba, por su derecho a existir sin ser acosada durante más de sesenta años por Estados Unidos es que nos sumamos a la voluntad de la inmensa mayoría de las naciones que condenan al bloqueo y exigen el inmediato levantamiento de una práctica violatoria de la paz y la legalidad internacional y los valores humanistas proclamados en la Carta de las Naciones Unidas.

5 Comentarios

  1. Julio Salinardi

    Adhiero a la declaración

    Responder
  2. Néstor Raúl Moncada Landeta

    Saludos cordiales, desde Quito, Ecuador. Felicitaciones Atilio por sus profundas reflexiones. Estoy de acuerdo con usted. Mientras Cuba trabaja para la vida, EEUU trabaja para la muerte. Mientras un pueblo de un país pequeño como Cuba aporta con salud y es referente de tecnología de punta en medicina, EEUU tiene empresas que enlutan a familias de su propio territorio que no tiene acceso a ninguna atención médica, cuando no tiene dinero.

    Responder
  3. Ricardo Jorge Orozco

    El bloqueo, es infame, porque no solo es contra un gobierno, sino contra toda la población, es de una maldad inconcebible. El pueblo, no derrocará al gobierno, al contrario, el pueblo cubano es un ejemplo de resistencia para todo el mundo

    Responder
  4. Carlos Navarro

    NO al bloqueo a la República de Cuba por parte de USA.
    El boqueo mata!!!!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otras noticias

El halcón de Qatar

Publicado en: https://www.pagina12.com.ar/519012-el-halcon-de-qatar El cuento por su autor Esta incursión por el terreno de la ficción es una pausa necesaria, diría una catarsis, para quien se dedica al análisis político. Si bien la política, en todo tiempo y lugar,...

fotografía de Atilio Borón

Sobre el Autor de este Blog

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Actualmente es Director del Centro de Complementación Curricular de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Avellaneda. Es asimismo Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del IEALC, el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe.

Ver más