Cuba, Trump y el diálogo coreano
abril 30, 2018

29.4.2018
(Atilio A. Boron)  De regreso de un viaje a Cuba
quisiéramos compartir unas pocas reflexiones sobre el momento actual de la
isla. El endurecimiento del bloqueo ordenado por Donald Trump complica la
situación económica de la isla rebelde. Pone piedras en el camino de la
actualización del modelo económico pero no hace mella en la moral de los
cubanos que a lo largo de casi sesenta años aprendieron a convivir con tanta
malevolencia que, como el mal tiempo, viene del Norte. Con Trump ya son doce
los inquilinos de la Casa Blanca que quisieron derribar a la Revolución Cubana,
o producir el tan ansiado “cambio de régimen”. Los once anteriores mordieron el
polvo de la derrota, y al magnate neoyorquino le espera más de lo mismo. Ordenó
el retiro de numerosos diplomáticos de la reabierta embajada de EEUU en La
Habana (la mayoría de los cuales eran agentes de inteligencia o personal
adiestrado para “reanimar” con diversos subsidios y programas a la “sociedad
civil” cubana) e impuso renovados obstáculos al comercio exterior de la isla, a
las inversiones norteamericanas y también al turismo de ese origen que se
dirige a Cuba, exhortando al ciudadano a “reconsiderar su decisión de viajar” a
la isla. El nuevo presidente, Miguel Díaz Canel, deberá transitar por un
sendero erizado de dificultades: desde la ilegal extraterritorialidad de las
leyes de EEUU que, con la aquiescencia de gobiernos serviles (empezando por los
europeos y siguiendo por los latinoamericanos) impone sanciones a bancos y
empresas de terceros países que intervengan en el comercio exterior de Cuba
hasta los vetos a la importación de productos que contengan más de un diez por
ciento de componentes estadounidenses o de patentes radicadas en ese país,
pasando por la prohibición de entrar a puertos de Estados Unidos a buques de
carga que en los seis meses anteriores lo hubiesen hecho en alguno de Cuba. El
repertorio del chantaje mafioso al que someten a la isla rebelde es tan grande
como enfermiza su vieja obsesión por apoderarse de ella, que comienza con la
célebre exhortación de John Adams en 1783 para acelerar la anexión de Cuba a
las Trece Colonias. Pero la patria de Martí y Fidel ha dado sobradas muestras
de tenacidad para defender su revolución y de su capacidad para, en medio de
tan desfavorables circunstancias, garantizar para su población estándares de
salud, educación y seguridad social y ciudadana como ningún otro país de la
región. 


 
Es obvio que se
avecinan tiempos difíciles para Cuba, pero nada que no se haya experimentado antes.
Hay un gobierno de super-halcones como también lo había, sobre todo, en tiempos
de Ronald Reagan. La diferencia es que ahora la CIA adquirió una muy visible pre-eminencia
en el staff presidencial. Siniestros personajes como Michael Pompeo (ex
Director de la CIA) ahora es Secretario de Estado; John Bolton, el matón del
barrio, dirige el Consejo de Seguridad Nacional; un ignoto (por buenas razones)
Juan Cruz fue designado por Bolton Director de Asuntos del Hemisferio
Occidental en el Consejo de Seguridad Nacional. Decíamos “ignoto” porque Cruz
fue un hombre de acción en la Agencia, no un simple analista sino un killer. Según el vicepresidente de
Colombia, el General Oscar Naranjo, el puertorriqueño participó “en varias de
las operaciones de inteligencia más productivas y eficientes», incluyendo
golpes militares contra los principales líderes de las FARC, Raúl Reyes y el  Mono Jojoy, y la importante liberación en
2008 de un grupo de rehenes de las FARC, entre ellos tres contratistas del
gobierno estadounidense e Ingrid Betancourt. O sea, un hombre de armas llevar
(y disparar). La cadena Univisión comentó que “no pudo encontrar una fotografía
de Cruz ni ninguna referencia a él en Internet, una muestra de su trabajo como
espía.” Pues ese se encargará ahora de todos nosotros, los del Hemisferio
Occidental. A estas enternecedoras figuras hay que agregar los nombres de John
Kelly, ex general de los Marines y ex Jefe del Comando Sur es Jefe de Gabinete
de Trump; de Liliana Ayalde, número dos del Comando Sur y casualmente ex
embajadora en Paraguay y Brasil en tiempos de los “golpes blandos” contra Lugo
y Dilma; y el de la actual jefa de la CIA, Gina Haspel, una mujer de rostro
encantador con más de treinta años de carrera en la agencia y el mérito de
haber dirigido una prisión clandestina en Tailandia en el 2002, donde
sospechosos de terrorismo fueron objeto de torturas aplicándoseles la técnica
del “submarino” bajo su supervisión y, al menos en un caso, su personal
administración.


  No es la primera vez que Cuba tiene que
vérselas con personajes como estos. Lo que ocurre es que ahora están en la
superficie; antes, en cambio, se movían tras bambalinas pero de una forma u
otra siempre estuvieron allí, en lo que se llama en Washington el “deep state”, el estado profundo, elegido
por nadie y que ante nadie da cuenta de sus actos. Sin dudas que el gobierno y
el pueblo cubanos sabrán enfrentar esta nueva ofensiva. Y que los halcones de
Washington tampoco podrán enfilar todas sus baterías en contra de Cuba, y de
Venezuela, porque toda su atención está concentrada en la histórica reunión de
los dos jefes de estado de Corea del Norte y Corea del Sur que provocó un
terremoto de vastas proporciones en el tablero de la geopolítica mundial. La
guerra comercial declarada contra China requiere más que nunca mantener, en
Corea del Sur y a tiro de cañón del litoral marítimo chino, un inmenso aparato
militar con unos 35.000 hombres y equipamiento de última generación. Si el
diálogo entre las dos Coreas prospera a Washington le será muy difícil continuar
con sus tropas y armamentos en el Sur. Y el objetivo militar más importante no
es Corea del Norte sino China. Podría parecer exagerado pero el sorpresivo
acuerdo entre las dos Coreas es una da las mayores humillaciones diplomáticas
sufridas por la Casa Blanca en mucho tiempo, y de una trascendencia que nos
atreveríamos a decir superior a la que en su momento tuvo la derrota del ALCA
en Mar del Plata en el 2005. Y un inesperado dolor de cabeza para la Casa
Blanca que estará muy ocupada (y sin tanto tiempo ni gente para acosar a Cuba)
para evitar que la situación en el Sudeste asiático se le escape de las manos.  

14 Comentarios

  1. FOLLADORDEPROSTIS

    Anonimo deja de leer solo Granma y juventud rebelde, para ellos todo lo que hace el madurismo es perfecto ,y te lo vuelvo a repetir anda a vivir a la Venezuela madurista pa que disfrutes en carne propia ese desastre de gobierno.

    Responder
  2. Anónimo

    Prostifollado dejá de llorar, una vez más el chavismo les rompió él ojete jajajaja. 80% de rechazo???, yo te aconsejaría que dejés de comprar las mentiras que te venden los medios.

    Responder
  3. FOLLADORDEPROSTIS

    Anonimo y cuando la izquierda pierda es siempre culpa de la derecha ,los zurdos utópicos jamas reconocen errores, ya te dije las elecciones son como los partidos de futbol, asi como c pueden ganar c pueden perder, pero hay quienes son llorones cuando pierden como los seguidores menemista Scioli , sigue creyendo que pajarito Maduro ganara limpiamente ,1 presidente con 80% de rechazo va a ser reelegido ??? seguro imitara el fraude que hubo en Honduras …..

    Responder
  4. Anónimo

    Prosti, esos presidentes que mencionas ganaron elecciones por amplio margen, pero todos ellos tuvieron que soportar las acciones desestabilizadoras organizadas por algunos de éstos grupos de poder fáctico.
    Si hablas de reconocer resultados electorales, en Venezuela la derecha tampoco reconoce sus innumerables derrotas ,tanto que se niegan a participar dm los próximos comicios por que afirman que habrá fraude.

    Responder
  5. FOLLADORDEPROSTIS

    Anonimo entonces Chavez,Evo,Cristina,Correa y demás presidentes de izquierda que en el pasado ganaron elecciones x goleada tb fueron apoyados x empresarios poderosos ????? ajajajjaaja seguro que sigues llorando como magdalena la derrota del menemista convertido en kirchnerista Scioli,las elecciones son como los partidos de futbol, asi como c pueden ganar c pueden perder, lamentablemente los zurdos utópicos son incapaces de reconocer que perdieron una elección, si el pueblo no los elige culpan al " imperialismo, a la derecha ,etc " de su derrota electoral , en la Cuba revolucionaria que tanto le gusta a Atilio el pueblo no pudo elegir al sucesor de Raul,asi de simple, no hubo elecciones como en el resto de la region.

    Responder
  6. Anónimo

    Anónimo 2/5,parece que la realidad que vos ves son las historietas que te venden los multimedios de (des)información.

    Responder
  7. Anónimo

    La realidad dista de ser una historieta que usted intenta contar.

    Su "lucha" por la perpetuación de la miseria y la limitación de las libertades es "admirable".

    Responder
  8. Rizomantico

    No sé, pero está claro que Juan José es un completo imbécil y que mientras me saco un moco.

    Responder
  9. Anónimo

    Muy buen análisis Atilio.Es seguro que la Cuba Revolucionaria saldrá airosa ante este nuevo desafío del imperialismo yanqui aunque tenga enfrente a esos personajes de peso pesado vinculados al aparato de inteligencia. Es obvio que al imperialismo,especialmente al complejo militar industrial no le agrada este acercamiento entre las dos Coreas.Si el acuerdo de paz prospera, es posible que estos sectores belicistas busquen nuevos objetivos para asegurar su negocio armamentista.

    Responder
  10. Jose Juan

    Solo le voy a responder el cúmulo de inexactitudes y errores de su artículo con una frase del nieto del Che Guevara:
    “Llamar Revolución al Estado fue sin duda un gran acierto político de la dictadura castrista y aceptarlo a pies juntillas, el más grave error dialéctico (y no sólo) de la izquierda comunista internacional.”
    Canek Sánchez Guevara.

    Responder
  11. FOLLADORDEPROSTIS

    Que Atilio diga la verdad ! esos diplomáticos retirados de la embajada yanqui en La Habana fue x los supuestos ataques sonicos que dejaron sordos a varios diplomáticos yanquis ,a pesar de que agentes del FBI han viajado a Cuba pa investigar no han podido saber que paso exactamente , todo 1 misterio ,xq el nuevo presidente cubano Diaz Canel no fue elegido presidente en elecciones normales como pasa en el resto de Latinoamérica ??? recién es el 3er presidente en casi 60 años de revolución cubana !!! que tiene de humillación pa los yanquis el dialogo de las 2 Coreas??? igual Corea Del Sur sigue siendo 1 país ultra capitalista y de unificarse con Corea Del Norte serán una sola Corea capitalista!!! asi como Alemania reunificada, mas bien una reunificación coreana seria una derrota pa los estalinistas utópicos como Atilio !!!

    Responder
    • Anónimo

      Prosti ,en latinoamérica para participar y tener chances ciertas de triunfo hay que ser un empresario poderoso como Piñera o Macri ,o tener el apoyo de grandes grupos económicos .Luego del triunfo de su candidato ,éstos grupos son los que verdaderamente manejan al país. Así este sistema electoral no tiene nada de justo y normal.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otras noticias

Declaración de la Casa de las Américas

Más odio, racismo y mentiras en una reunión de fascistas en Washington Declaración de la Casa de las Américas La Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) acaba de lanzar su más reciente ofensiva, entre los días 21 y 24 de febrero. Dedicada, como indica su...

Discurso de María Saharova en Moscú

Brillante discurso de la doctora María Saharova, vocera del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, desmontando los relatos de Occidente que eluden tratar los temas más candentes del mundo actual. ¿Davos representa acaso las esperanzas de las humanidad? Nooo. Sólo...

fotografía de Atilio Borón

Sobre el Autor de este Blog

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Actualmente es Director del Centro de Complementación Curricular de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Avellaneda. Es asimismo Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del IEALC, el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe.

Ver más