Apoteosis de la maldad
marzo 16, 2020

(Por Atilio A. Boron) La historia de la humanidad está signada por infinidad de episodios que desnudan la omnipresencia del mal. Caín ultimando a su hermano Abel da comienzo a esta historia desde los albores míticos de la especie humana. A lo largo de siglos y milenios los ejemplos abundan, en todas las latitudes. Ninguna sociedad se libró del mal y los sufrimientos que ocasiona. Pero la situación de los últimos días nos ofrece un ejemplo de una perversidad pocas veces vista: en medio de una pandemia global la mayor superpotencia del planeta persiste en la aplicación de una política de bloqueo y sanciones económicas  contra terceros países que impiden, o dificultan enormemente, acceder a los medicamentos necesarios para defenderse de la mortal amenaza del coronavirus.

Entre nosotros, Cuba y Venezuela han sido víctimas principales de esa política criminal. Cuba viene soportando con dignidad y estoicismo ejemplares el bloqueo integral más largo de la historia: ningún imperio, ningún déspota, ningún tirano por cruel o bárbaro que haya sido hizo lo que sucesivos gobiernos de Estados Unidos hicieron en contra de la isla rebelde. A lo largo de seis décadas perpetraron en su contra, sin pausa alguna, crímenes de lesa humanidad. Bajo Donald Trump éstos se agravaron hasta llegar a extremos desconocidos por la amplitud y variedad de sus intervenciones y su sistemática vocación de hacer el mal al pueblo cubano. Políticas genocidas encaminadas a exterminar o infligir graves daños a un colectivo, en este caso la nación cubana, que los autoproclamados líderes del mundo pretenden justificar aduciendo que con ellas la democracia, los derechos humanos y la justicia florecerán en Cuba. Detrás de tan altisonantes declaraciones se oculta un propósito inconfesable, perseguido por Estados Unidos desde 1783 según lo dejara sentado por escrito John Adams desde Londres. En efecto, en una célebre carta dijo que la isla era una “extensión natural” del territorio continental de Estados Unidos y que su anexión era necesaria para su seguridad nacional que podía ser nuevamente amenazada por el Reino Unido y que, por lo tanto, su independencia jamás debería ser tolerada. O sea, hay una obsesión de casi dos siglos y medio para apoderarse de la isla, misma que se exacerbó de modo extraordinario en fechas recientes.

Venezuela ha sufrido también la brutal agresión del imperio. Las “sanciones” económicas aplicadas el estado bolivariano y a sus principales dirigentes no tuvieron otro efecto que provocar crueles sufrimientos a la población y causar muertes por la imposibilidad de importar medicamentos y alimentos que o bien ya habían sido pagados o estaba el dinero depositado en bancos europeos para financiar su compra pero que la Casa Blanca ordenó inmovilizar. Otro genocidio de manual, unido al robo descarado de los patrimonios de la República Bolivariana de Venezuela en el exterior –caso CITGO, por ejemplo- y los continuos sabotajes y hostilidades vehiculizados a través de algunos asesinos seriales como Iván Duque  y de bufones corruptos como el “autoproclamado” Juan Guaidó, estúpido de marca mayor que cree que los drones y los misiles de una invasión estadounidense, en caso de producirse, afectarían tan sólo a los chavistas dejando indemnes a sus escasos y cada vez más desmoralizados partidarios.

Washington, que ya inició ya su inexorable declinación como centro imperial, actúa  como un hampón desenfrenado que impone su ley gracias a la mortífera eficacia de sus armas y, también, a la cobardía de gobiernos como los de Europa y Japón que consienten sus tropelías y admiten ovejunamente la “extraterritorialidad” de las leyes de Estados Unidos. Creen que el Calígula neoyorquino en ningún momento se volverá también contra ellos. La pandemia está demostrando lo contrario y también ratifica que la maldad que encarna Donald Trump y la dirigencia política y corporativa de Estados Unidos es incomparable. Nadie, absolutamente nadie, arrojó bombas atómicas sobre dos ciudades indefensas en Japón. Nadie sometió a otro pueblo a un bloqueo de sesenta años o a sanciones económicas destinadas a infligir el mal a una comunidad. En el marco de una pandemia como la actual un mínimo resto de sentimientos humanitarios debería haber impulsado a la dirigencia de Estados Unidos –y no sólo a Trump- a declarar la temporaria suspensión del bloqueo y las sanciones en contra de Cuba y Venezuela. No lo han hecho, ni lo harán. Tenía razón Oscar Wilde cuando, hace poco más de un siglo, dijera que “Estados Unidos es el único país que pasó de la barbarie a la decadencia sin pasar por la civilización”.

15 Comentarios

  1. Alba Rengifo

    Estoy muy de acuerdo contiogo Atilio. No existe la menor duda de que el gobierno Estados Unidos es el hampon dela humanidad, y hoy por hoy ha sido convertido, por el capital, en un Estado foragido, que roba y asalta a los paises libertarios, a nombre de la Libertad y la democracia. Con Venezuela y Cuba, viven equivocandose , porque estos pueblos
    rebeldes y maravillos, no son lacayos, no se arrastran ni son perritos falderos.

    Responder
  2. Jorge Rojas

    Muy interesante reflexión, que ayuda a formar opinión…..

    Responder
  3. Germán Hislen Giraldo

    Brillante Atilio. Felicitaciones por su compromiso con la verdad y la soberanía de las naciones latinoamericanas

    Responder
  4. Carlos Rojas

    Impecable como siempre, sin desperdicio el artículo. Una vez más queda comprobado el internacionalismo de nuestros hermanos cubanos y el pundonor y férrea convicción de luchar y vencer del pueblo heroico de Bolívar. Desde Venezuela un abrazo solidario. Me despido convencido de que una vez más Viviremos y Venceremos!

    Responder
  5. Mariano Andreis

    Excelente nota Atilio, como siempre. No tengo dudas de que no serán los gobiernos neoliberales del mundo quienes salgan mejor parados de esta crisis. Esto ayudará a develar su peor cara.

    Responder
  6. Gustavo A Pirola

    Clarito clarito…como siempre…Gracias…!!!

    Responder
  7. Atilio

    Gracias Martha, abrazo.

    Responder
    • María Elena Gómez Carbajal

      Ni el bloqueo perverso del país del norte, doblega la dignidad acerada del hermano pueblo de Cuba. De Cuba para el mundo, su solidaridad es la más hermosa flor. Sus médicos ya están al servicio de las víctimas del coronavirus. Un abrazo Atilio Boron, desde Perú. Esperamos volver a tenerte para que nos regales esas invalorables conferencias magistrales.

      Responder
  8. Martha Nieto

    Como siempre muy ilustrativo e interesante artículo mi estimado Atilio, muchas gracias por enviar

    Responder
  9. Olga Marta Prieto

    No sólo EEUU no levanta el bloqueo a Cuba y Venezuela por razones humanitarias ante la pandemia del coronavirus, sino que además, están llegando a varios países europeos miles de soldados estadounidenses que se unirán a los diez mil instalados en las bases militares norteamericanas que se sumarán a los que aporten las naciones europeas. Todo en el marco de las Operaciones Defender Europa 20 dirigida por EEUU para demostrar poderío ante China y Rusia. Estas maniobras ponen en duda la cuarentena que se implementa ante el coronavirus.
    Como conclusión se me ocurre decir que evidentemente en política internacional(como en política en general) para que la maldad se practique se requiere el séquito servil que la habilite.

    Responder
    • Atilio

      Tienes razón, eso tuitié esta mañana. Buen comentario el tuyo.

      Responder
  10. YEZZID R PERDOMO A

    Hay razones además, para creer que esta pandemia fue creada por la mano criminal de los EE.UU, con fines inconfesables, ora para hacer declinar la economía CHINA, ora PARA dar cumplimiento a la necesidad que tiene el imperio de aplicar las doctrinas neo -MALTHUSIANAS de acabar con una gran parte de la humanidad que consideran innecesaria.

    Responder
    • Atilio

      Demasiado pronto para saber. Hay indicios,pero no me sorprendería que hubiera datos firmes que lo corroboren. En pocas semanas lo sabremos.

      Responder
    • Bolo Lobo

      El detenimiento de la economía china por la pandemia, la distracción política que causa este hecho en el juzgamiento de Tromp, la revalorización del dólar y los juegos militares alrededor del mundo. ..creo que son evidencias para confirmar la perversidad yankee. Como dices Atilio, muy pronto se sabrá!

      Responder
      • angel

        El régimen que gobierna EEUU está dispuesto a acabar con la humanidad, porque ellos son el «corona virus» político y económico, y disponen de gobiernos serviles en muchos países que están dispuestos a sacrificar a sus propios pueblos. Sin estos serviles el poderío de EEUU se reduciría notablemente. Es asombroso como los mecanismos de lavados cerebrales, su arma más poderosa, ha conseguido que las víctimas elijan a sus victimarios, y creen que su opinión, lo que llaman «opinión pública» es de su propia elaboración. Borón, con la lucidez de siempre, y sin contemplaciones ha demostrado, la barbarie del régimen gringo. Cuba y Venezuela, en nuestro continente, son despiadadamente agredidas con bloqueos y agresiones que llaman sanciones. La heroica historia de Cuba viene de largo, y ahora lo está haciendo Venezuela, con un Maduro impresionante y un pueblo consciente.

        Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otras noticias

Francia, a salvo de una catástrofe

Comparto nota publicada hoy en Página/12 (Por Atilio A. Boron) Hoy es un día de fiesta para quienes luchan por construir un mundo mejor: el fascismo ha sufrido una durísima derrota en Francia, cuando todos los opinólogos auguraban su casi inexorable victoria en las...

Assange en libertad

Publicada en  Página/12  Julian Assange ha llegado a la ciudad de Saipán, en el territorio estadounidense de las Islas Marianas para formalizar el acuerdo de culpabilidad pactado con el Gobierno de Estados Unidos. Assange estuvo siete años refugiado en la embajada de...

Los fascistas y el humor: a propósito de “Cervezas y Putas”

Como toda la derecha los fascistas detestan al humor. La relación con éste siempre fue enojosa, porque los autoritarios veneran la obediencia, el orden, la jerarquía. Los déspotas sienten un odio profundo por el humor y por quienes lo cultivan porque el humor es...

fotografía de Atilio Borón

Sobre el Autor de este Blog

Atilio Alberto Borón (Buenos Aires, 1 de julio de 1943) es un politólogo y sociólogo argentino, doctor en Ciencia Política por la Universidad de Harvard. Actualmente es Director del Centro de Complementación Curricular de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Avellaneda. Es asimismo Profesor Consulto de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires e Investigador del IEALC, el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe.

Ver más