(Por Atilio A. Boron)  Pocas veces se celebraron elecciones en un
contexto tan signado por la violencia como las de este domingo pasado en
Venezuela. Hay pocas experiencias similares en el Líbano, Siria e Irak. Tal vez
en los Balcanes durante la desintegración de la ex Yugoslavia. Dudo que en
algún país europeo o mismo en Estados Unidos se hubiera celebrado elección
alguna en un contexto similar al venezolano. Por eso que algo más de ocho millones
de personas hayan desafiado a la derecha terrorista con sus sicarios,
pirómanos, saqueadores y francotiradores  y concurrido a emitir su voto demuestra el
arraigo del chavismo en las clases populares y, además, un valor a toda prueba
para luchar por la paz y repudiar la violencia. Y cuando el CNE dice que
votaron 8.089.320 personas es así nomás, doblemente certificado por la cédula electoral
y el control de las huellas dactilares de cada uno de los votantes. Ese
material está allí, sujeto a verificación por parte de la oposición o de
observadores independientes, contrariamente a lo ocurrido con la pantomima
electoral de la MUD el 16 de Julio que en una hilarante innovación en el arte y
la ciencia de la política procedió a admitir votantes con o sin documentos,
sufragar cuantas veces lo quisiera para luego quemar todos los registros una
vez terminado el relampagueante recuento de los 7 millones y medio de votos que
mienten haber recibido.


Pese a estos antecedentes el resultado de la elección a la Asamblea
Nacional Constituyente fue tildado como fraudulento tanto por la derecha
internacional, gubernamental o no, como por algunas sectas delirantes de la
izquierda eternamente funcionales al imperialismo. Algunos ilustres gobiernos  de dentro y fuera de la región: México, Argentina, Chile, Perú, Estados
Unidos, Panamá, Colombia,
Paraguay, Brasil, Canadá, España y Costa Rica se apresuraron a declarar al día siguiente
de la elección que no reconocerían la ANC surgida del voto ciudadano en
Venezuela algo que, sin dudas, le quita el sueño al gobierno bolivariano y a
millones de venezolanos abatidos por tan degradante noticia. Se comprende que
aquellos gobiernos no puedan hacerlo porque tienen demasiadas preocupaciones en
casa como para perder un minuto en reconocer la lección de democracia que el
bravo pueblo venezolano ofreciera el  domingo.
México está azorado por el octavo periodista asesinado en lo que va del año, y sin
nunca hallar al responsable amén de otras minucias como los 57 asesinatos por
día registrados durante el 2016; el gobierno argentino por la muy probable
derrota en el principal distrito electoral del país y una economía que no
levanta vuelo; Chile, por la profunda deslegitimación de su sistema político y
las protestas sociales que a diario conmueven las principales ciudades del
país; Colombia, absorta en laatención de sus siete millones y medio de
desplazados por el paramilitarismo y el narcotráfico; Paraguay por la
penetración del narco en los distintos niveles de la administración pública;
Brasil por el estercolero en que se ha hundido el conjunto de su dirigencia,
para ni hablar del caos en que se encuentra Estados Unidos con un jefe de estado
impredecible y veleidoso como pocos y una pobre España sumida ella también en
la corrupción de sus ricachones, la putrefacción de la monarquía y el irreparable
desprestigio de su clase política.  Gobiernos
excelsos que seguramente ignoran que el ex presidente de EEUU James Carter –no
precisamente un chavista- aseguró que el sistema electoral de Venezuela era más
confiable y transparente que el de Estados Unidos.


Pero, envalentonados por el apoyo de tan distinguidos gobiernos,  los críticos de la revolución bolivariana no
se arredran y levantan su dedo acusador señalando que el grado de participación
en la elección de la ANC, 42 % del padrón electoral, fue muy bajo y mal puede
avalar las pretensiones del oficialismo de legitimar su instalación en los
próximos días.
La prensa canalla, cuya misión excluyente
es mentir y manipular con absoluta inescrupulosidad la conciencia pública, nada
dice de las condiciones bajo las cuales las venezolanas y los venezolanos
salieron de sus casas a votar. Peor aún, en su absoluta descomposición moral al
diario El País, nave insignia del terrorismo mediático, se le olvidó
que el 21 de Febrero del 2005 tituló “Si 
rotundo a la Constitución Europea con una participación del 42 %” de los
españoles, resultado obtenido en medio de un clima de total tranquilidad, sin
guarimbas ni sicarios sueltos por las calles. Pero doce años más tarde lo que
en España permitía hablar de un “sí rotundo” se transmutaba en una crítica por la
“violencia y la abstención en la Constituyente de Maduro”. Nada dijo ese “house organ” del capital que su tan
admirada Michelle Bachelet obtuvo la presidencia en 2013 en elecciones que contaron
con la participación del 41.9 % de los empadronados, y que en las municipales
de Chile del año pasado la participación fue menor aún: 34.9 %. O que en
Colombia Juan M. Santos fue elegido en un balotaje con 47 % de concurrencia de
votantes y que en el Referendo por la Paz, de comienzos del  2016 la participación para decidir un asunto
tan crucial como ese fue de sólo el 38 %; o que Bill Clinton fue reelecto en
1996 en comicios en los cuales tomó parte sólo el 49 % de los registrados para
votar y su sucesor, George W. Bush, en otros en los cuales participó el 50.3 %.
¡Y eso que lo que estaba en juego era nada menos que la presidencia de Estados
Unidos! 

En conclusión: excelente nivel de participación dadas las
circunstancias y fracaso total de la estrategia de la derecha para sabotear la
ANC. Esto seguramente redoblará el accionar de la fracción terrorista de la
oposición cuyo desprecio por las reglas democráticas es incurable. Y eso que
hay elecciones de gobernadores pautadas para diciembre de este año, y que en el
año próximo tendrán lugar las presidenciales. Pero a esa “elite de forajidos”,
como el laborista británico Harold Laski llamaba a la dirigencia fascista
europea cuya descendencia hoy devasta Venezuela, esto no les interesa en lo más
mínimo. Quieren acabar con el chavismo ya, apremiados por sus amos y
financistas del norte, y para ello están dispuestos a hacer cualquier cosa, a
violar cualquier norma ética. Le tocará a un relegitimado gobierno de Nicolás
Maduro acabar sin más demoras con el ala terrorista de la oposición y
recomponer el orden público y la vida cotidiana, sin lo cual será imposible
relanzar el proyecto bolivariano.