¡Después algunos «dizque» analistas internacionales hablan de la paranoia o los delirios persecutorios de Putin! Miren este mapa de las bases militares norteamericanas que rodean a Rusia y saquen sus propias conclusiones. Dos recomendaciones: (a) no caer en la trampa que les tienden quienes dicen que la OTAN es una cosa y Estados Unidos es otra. De hecho, «el músculo y el nervio de la OTAN» es el Pentágono y la OTAN es una mera extensión de éste en el Atlántico Norte. (b) comprobar visualmente como los países europeos, salvo unas pocas y honrosas excepciones, son vergonzosos protectorados de Estados Unidos.