Importante no quedarse en lo fenoménico. Este personaje racista y misógino, y por eso mismo altamente despreciable, es un síntoma que revela algo mucho más profundo: el proceso de descomposición del consenso al interior de la burguesía imperial, y ese es el dato más significativo en términos estructurales y a largo plazo. Hay pocos indicios de las orientaciones concretas, una vez abandonada la retórica, que adoptará su gestión. Y como lo he dicho mil veces, NADA BUENO PODEMOS ESPERAR DEL EMPERADOR DE TURNO, pero si a causa de la inocultable decadencia que sufre EEUU se abandonan proyectos como el TTP o la Alianza del Pacífico y se archiva la ortodoxia del FMI y el BM eso para nosotros abre unas perspectivas potencialmente positivas, EN LA MEDIDA EN QUE NUESTROS PUEBLOS REEDITEN lo realizado en el 2005 con la Campaña Continental NO al ALCA. Insistir sobre este tema me parece fundamental. Las contradicciones al interior del bloque dominante del imperio no son poca cosa, y hace décadas que no asistíamos a una situación semejante. Ojalá que sepamos aprovechar esta oportunidad.