7 Febrero 2013

CAMILO CIENFUEGOS. Ayer se me pasó por alto recordar el natalicio de este gran héroe de la Revolución Cubana. Junto a Fidel, el Che, Raúl y Almeida, Camilo conformó el quinteto fundamental que hizo posible el triunfo de la epopeya iniciada en Sierra Maestra. Su heroico desempeño en la guerra de liberación lo convirtió en un líder de enorme popularidad en el pueblo cubano, y uno de los hombres a los cuales Fidel le confiaba las tareas más delicadas de la gestión revolucionaria. Enviado a la provincia de Camaguey para arrestar a Huber Matos, que se había declarado en rebeldía con la revolución, el avión que lo regresaba a La Habana después de cumplir con su cometido cayó al mar y sus restos y los del avión nunca más fueron encontrados. La propaganda imperialista se aprovechó de esta desgracia propalando la infamia de que Camilo había sido mandado a asesinar por Fidel; lo mismo diría, años después, cuando el Che caía en combate en Bolivia. Hay que recordar que el imperio miente siempre y, como decía el Che, no se le puede creer «ni un tantito así.» ¡Gloria para el gran Camilo, vivo en la memoria del pueblo cubano y de los revolucionarios de América Latina y el Caribe!