Vargas Llosa, el bufón de palacio