8 de Marzo 2013

Hoy se celebra el Día
Internacional de la Mujer. Desde esta página envío un afectuoso saludo a todas
las mujeres en su día y mi total solidaridad con sus múltiples luchas en contra
de las más diversas manifestaciones de la dominación patriarcal: contra la
violencia de género física y sexual,, por la despenalización del aborto, por el
derecho inalienable a decidir lo que hacer con su cuerpo, por  el respeto a su orientación sexual, por sus
derechos económicos conculcados al recibir, por igual trabajo, sólo una porción
de lo que se le paga a los varones, sólo para mencionar algunos de los frentes
de esta batalla que libran nuestras compañeras.

¿Por qué
se celebra precisamente hoy el Día Internacional de la Mujer? Porque el 5 de
marzo de 1908, un grupo de trabajadoras de la fábrica Sirtwoot Cotton, de la
ciudad de Nueva York, se declaró en huelga reclamando la igualdad salarial -¡ya
desde aquella época, un reclamo aún insatisfecho!-,  la disminución de la jornada laboral a 10
horas -¡no 8 sino 10 horas!- el fin del trabajo infantil y un breve descanso
para poder amamantar a sus hijos. Más de cien de estas bravas mujeres
perecieron en un incendio, a todos luces intencional, con el cual el dueño de
la fábrica respondió a la insolencia de las huelguistas. (Recordar que el 1º de
Mayo es el Día de los Trabajadores porque se conmemora otro acto bárbaro del
capitalismo norteamericano: la masacre de los Mártires de Chicago, en 1886) En memoria
de esa lucha, paradigmática de cuantas tenían lugar en ese momento en los más
diversos países, en 1977 la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la
resolución 32/142 invitando a los gobiernos a que proclamaran un día del año
como Día de las Naciones Unidas para los Derechos de la Mujer y la Paz
Internacional, que en la mayoría de los países se celebra el 8 de marzo. El
avance de las luchas de las mujeres terminó por transformar esa resolución lisa
y llanamente en el Día Internacional de la Mujer que se celebra el día de hoy.

Rindo homenaje a dos mujeres extraordinarias, precursoras intelectuales y prácticas a su vez, de las luchas de las mujeres de todo el mundo: la francesa Olympe de Gouges y la británica Mary Wollstonecraft, con estas palabras escritas hace ya varios años pero que siguen teniendo plena vigencia en la actualidad.

Mary Wollstonecraft y una copia facsimil de su libro

Olympe de Gouges

“En el vértigo mismo de la
Revolución Francesa, Olympe de Gouges publica, en septiembre de 1792, su  Declaración de los derechos de la mujer y de
la ciudadana
 señalando con una
prosa por momentos irónica y en otros inflamada las contradicciones de una
revolución que le concedió a las mujeres el «derecho» a subir al
patíbulo mientras le impedía subir a una tribuna desde la cual dirigirse a la
sociedad. Es interesante notar que si los vientos huracanados de la Revolución
Francesa se detuvieron en el Canal de la Mancha no ocurrió lo mismo con estas
primeras manifestaciones del feminismo. Apenas un año después de la aparición
del opúsculo de de Gouges veía la luz en Inglaterra La reivindicación de los derechos
de la mujer
, escrito por una brillantísima intelectual, Mary
Wollstonecraft, y en el cual se argumentaba que la inferiorización de la mujer
era una construcción social, producto de la dependencia y pasividad que la
dominación patriarcal le había inculcado durante siglos. El espesor intelectual
de la autora se puede apreciar en toda su magnitud con sólo recordar que fue
ella quien, por obvias razones escudada en el anonimato, escribió en 1790 una
obra, La reivindicación de los derechos del hombre, en el cual
demolió los argumentos reaccionarios de Edmund Burke sobre la Revolución
Francesa.”
Fuente: Atilio A. Boron, Tras
el Búho de Minerva. Mercado contra Democracia en el Capitalismo de Fin de Siglo

(Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 2000), p.  43. [ libro agotado: se puede descargar gratis
desde este web o yendo directamente a: 
http://bit.ly/rHHKj6  ]