Febrero 5, 2013
Estados Unidos:  protección a los terroristas, cárceles a quienes los combaten

Atilio A. Boron

Como ustedes
saben -aunque hay mucha gente dentro y fuera de Estados Unidos que lo ignora- hay cinco luchadores antiterroristas injustamente presos en las cárceles de
Estados Unidos. Presos precisamente por haberse infiltrado en organizaciones
terroristas basadas en Miami -y protegidas por diversas instancias del gobierno
estadounidense- con el propósito de desbaratar sus planes que ya cobraron 3478 
vidas de cubanos y no cubanos por igual, dejando además un saldo de 2099 inválidos, con lo cual el terrorismo ha
producido un total de 5577 personas víctimas del terrorismo. En
suma, hay una víctima del terrorismo por cada 1972 cubanos, lo que configura un
índice escandalosamente elevado para un país que no le ha declarado la guerra a
nadie y pese a lo cual se lo agrede ferozmente desde hace más de medio siglo.
Aún cuando “los 5” no sustrajeron información de ningún organismo del gobierno
de Estados Unidos, no haberse apropiado de documento oficial alguno, ni
cometido absolutamente ningún delito más que conocer desde adentro los planes que urdían las
organizaciones criminales los luchadores
cubanos fueron aprehendidos por las autoridades norteamericanas, juzgados en un
juicio plagado de irregularidades, y sentenciados a largas penas de prisión
-inicialmente fueron 4 cadenas perpetuas más 77 años de prisión, para ser luego
re-sentenciados en el caso de 3 de ellos: Antonio Guerrero Rodríguez, 
Ramón Labañino
Salazar, y Fernando González Tort. Tanto a Gerardo Hernández Nordelo como a
René González Sehwerert se les negó el derecho a re-sentencia. Las condenas
actuales son: Fernando 17 años más 9 meses;
 Antonio 21 años más 10 meses; Ramón 30 años.
Gerardo dos cadenas perpetuas más 15 años y a René, quien cumplió su condena de
15 años el 7 de octubre de 2011, se le aplicaron 3 años más de libertad
supervisada por el “delito” de ¡haber nacido en Estados Unidos! Lo mismo
pretenden hacer con Antonio, quien también nació en ese país. 

René, Antonio, Ramón, Fernando y Gerardo
Y si bien no
se los acusó de haber cometido delitos federales se decidió juzgarlos ¡nada
menos que en Miami!,  donde la prensa
contrarrevolucionaria y de la mafia anticastrista enquistada en esa ciudad ya
los había condenado de antemano. Así, lo que la justicia de Estados Unidos garantiza
a un violador y asesino serial de niñas de la escuela primaria, trasladándolo a
una ciudad en donde los jurados puedan estar exentos de las presiones del medio
en que cometió su delito, ese mismo derecho a un juicio justo les fue negado a
«los 5».  Estos héroes cubanos
están próximos a cumplir 15 insoportables años de prisión, excepto René González quien debe permanecer
absurdamente dos años más de libertad supervisada en La Florida antes
de poder volver a Cuba. En suma: se trata de una condena injusta, ilegítima,
ilegal y violatoria de la propia
Constitución de los  Estados
Unidos. No sólo eso: una condena que se ha ensañado con los familiares de los
prisioneros. Durante estos años a Olga
Salanueva y Adriana Pérez, las esposas de René y Gerardo respectivamente ,
les denegaron las visas de ingreso a Estados Unidos con el sólo propósito de
visitar a sus esposos, violando el derecho de todo prisionero a recibir visita
familiar y el derecho de familia, denunciado en reiteradas oportunidades por
organismos de derechos humanos de todo el mundo, entre ellos por Amnistía
Internacional. Autoridades de los Estados Unidos dijeron, repetidamente, que
su
visita pondría  en riesgo la seguridad
nacional del imperio más poderoso que jamás haya existido sobre la faz de la
tierra.Tampoco se les permitió a “los 5” visitar a familiares gravemente
enfermos o en su lecho de muerte  Como
puede verse, más allá de la flagrante injusticia hay una crueldad que repugna a
la condición humana.

¿Qué podría
explicar este enfermizo ensañamiento con los prisioneros y  sus familias y tan sistemática violación de la
propia institucionalidad jurídica norteamericana? Creemos que estas
aberraciones morales expresan una insana voluntad de escarmentar a Cuba por
haber tenido la osadía de llevar a cabo una revolución y construir el
socialismo. Una castigo ejemplar para un país subdesarrollado del Tercer Mundo que
pudo, gracias precisamente a su revolución, garantizar condiciones de salud y
educación superiores a las de la gran mayoría de los países del mundo
desarrollado, y facilitar el acceso a la cultura y a la recreación a todas y
todos. Y esto ha sido así porque en la Cuba socialista no existe la
mercantilización de la salud, la educación, la cultura, la seguridad social, la
recreación o de cualquiera de los bienes y servicios requeridos para acceder a
una vida digna. Ese flagelo, que lo padecen casi todos los países de América
Latina y el Caribe no existe en Cuba y por eso la isla de Martí y de Fidel
constituye un pésimo ejemplo que el imperio pretende  erradicar a cualquier precio, aunque para ello
tenga que violar cuanta norma moral o religiosa exista en el país que imprime
en sus billetes de dólar la frase “in God we trust”  y todas sus leyes y prescripciones
constitucionales.
En abierto
contraste con la política adoptada en relación a los heroicos antiterroristas
cubanos, el gobierno de Estados Unidos convalidó y apoyó el accionar de dos de
los más sanguinarios terroristas del continente: Orlando Bosch y Luis Posada
Carriles. Autores de innumerables crímenes, activos protagonistas de las
mayores atrocidades cometidas en contra del pueblo y gobierno cubanos y de
otros países también, ambos revistaron en los servicios de inteligencia de
Estados Unidos y sus gobernantes los acogieron en su seno, protegiéndolos para
asegurar la total impunidad por sus crímenes.  En Abril del 2011 Bosch dejó este mundo como
un alma impoluta, en su casa,  sin jamás
haber sido molestado por sus numerosos crímenes. No sólo eso, para su eterna
verguenza la muy “seria y rigurosa” Universidad de Miami, a la cual acuden
numerosos estudiantes de América Latina y el Caribe,  destruyó sin remedio la escasa reputación que
le quedaba (por ser una de las más virulentas usinas de mentiras y difamaciones
en contra de Cuba) al conferirle a Orlando Bosch el título de Doctor Honoris
Causa
, haciendo caso omiso de las evidencias que lo
señalaban, junto a Posada Carriles, como actor principalísimo en siniestros
proyectos como el Plan Cóndor que asoló a América del Sur en los años setentas,
el atentado del vuelo 455 de Cubana de Aviación que provocó la muerte de 73
personas e inclusive, se dice,  del asesinato de Orlando Letelier en
Washington, en 1976. 
Orlando Bosch y Luis Posada Carriles



Bosch ya murió, pero Posada Carriles sigue vivo, moviéndose
con total libertad y protegido por las leyes y autoridades de Estados Unidos.
Así, mientras quienes combaten el terrorismo purgan penas tan enormes como
injustas en las cárceles del imperio, los peores terroristas de nuestro tiempo
siguen disfrutando de los favores y la impunidad que les otorga la Casa Blanca.

Pero la
historia no ha concluido. Estamos seguros que el pueblo y el gobierno de Cuba
lograrán el regreso de sus hijos a la isla. Obama, insólito Premio Nobel de la
Paz (2009),  tiene en sus manos la
posibilidad de poner fin a tanta injusticia y crueldad. Está en sus
prerrogativas como presidente de Estados Unidos firmar el indulto mediante el
cual estos luchadores antiterroristas recobrarían su libertad, podrían reunirse con sus familias y
rehacer sus vidas y la de sus familiares, brutalmente violentadas por quince
años de cárcel y separaciones. Si Obama fuera coherente con sus dichos y su
permanente apelación a los sentimientos religiosos del pueblo norteamericano;
si fuera, como lo proclama,  un hombre movido
por profundos impulsos humanitarios,  tendría
que firmar el indulto ya mismo, sin un minuto más de dilaciones. Sólo así
podría justificar, al menos parcialmente, el Nobel que le fuera otorgado. Si no
lo hace no cabe la menor duda de que la historia no lo absolverá, dejando una
deshonrosa huella como uno de los mayores fiascos de su época. Es de esperar
que tenga la sabiduría y el valor para firmar el indulto que “los 5” se merecen
y poner fin a tanta afrenta a los más elevados valores humanitarios de nuestro tiempo.  
 
 _________________________________________
INFÓRMESE Y COLABORE EN LA CAMPAÑA INTERNACIONAL PARA LOGRAR LA
LIBERACIÓN DE»LOS CINCO». VISITE ESTOS DOS SITIOS Y ACTÚE YA: 

__________________________________________
http://ih.constantcontact.com/fs188/1102700155448/img/525.jpgEL 1 DE FEBRERO, EL NUEVO
SECRATARIO DE ESTADO JOHN KERRY ASUMIÓ SU CARGO. 
EXIJÁMOSLE INMEDIATAMENTE
OTORGAR VISAS A OLGA Y ADRIANA PARA VISITAR A SUS ESPOSOS EN LOS ESTADOS
UNIDOS 
DIFERENTES FORMAS DE
COMUNICARSE CON EL DEPARTAMENTO DE ESTADO
   
A traves de página
web
 del Departmento de Estado haciendo Clic Aqui­  
Por teléfono: 202-647-4000 (Si no le responden, deje un mensaje
en el contestador)
Si llama
desde fuera de los EEUU, marque el Código Internacional del respectivo país + 1
(Código de EEUU) 202-647-4000
  
Por correo
postal:

U.S. Department of State
Attention: Secretary John Kerry
2201 C Street NW
Washington DC 20520

RECUERDE EL
MARTES 5 DE FEBRERO COMUNÍQUESE CON LA CASA BLANCA Y SÚMESE AL RECLAMO MUNDIAL
POR LA LIBERTAD DE LOS CINCO.
DIFERENTES
FORMAS DE COMUNICARSE CON LA CASA BLANCA
Por teléfono: 202-456-1111 (Si no le responden, deje un
mensaje en el contestador)
Si llama
desde fuera de los EEUU, marque el Código Internacional del respectivo país + 1
(Código de EEUU) 202.456.1111   
Por fax: +1- 202 456-2461  
Por correo
electrónico:
 president@whitehouse.gov
 
Por correo
postal:
Presidente Barack
Obama  
The White
House 
1600
Pennsylvania Avenue, NW 
Washington,
DC 20500 

Haga clic en el siguiente enlace y 
ENVIE UN MENSAJE AL PRESIDENTE OBAMA
*