El mencionado periódico publicó un editorial el 12 de Abril formulando
un infame llamamiento al golpe de estado en Venezuela. Dice en su párrafo final
que
“Venezuela necesita desesperadamente una intervención política de sus
vecinos, que para eso disponen de un mecanismo apropiado en la Carta
Democrática Interamericana de la Organización de Estados Americanos, la OEA, un
tratado que contempla la acción colectiva cuando un régimen viola las normas
constitucionales».

Es obvio que quienes están desesperados son los imperialistas y sus
compinches, razón por lo cual este periódico paradigmático de la “prensa seria,
imparcial y objetiva” propone la intervención extranjera en la Venezuela Bolivariana.
El WP se lamenta de que los vecinos de Venezuela no asuman responsablemente el
desafío que exigen las circunstancias.  La
guerra económica, a la ofensiva diplomática, a las provocaciones de la
oposición enquistada en la Asamblea Nacional y al terrorismo mediático no
pudieron tumbar al gobierno de Nicolás Maduro. No recuerdo un ataque tan feroz
y tan bien orquestado en contra de un país como el que Estados Unidos y sus
vasallos locales lanzaron contra la patria de Bolívar y Chávez.
Pero nada de esto es casual. Obedece a un plan del Comando Sur, plasmado
en un documento denominado “Operación Venezuela Freedom-2″ (ver foto abajo) y
rubricado con la firma del actual jefe del Comando Sur, el almirante Kurt Tidd el
25 de febrero del corriente año. Uno de sus párrafos más elocuentes dice que “si
bien (la oposición) está enarbolando el camino pacífico, legal y electoral
(para provocar la destitución de Maduro), ha crecido la convicción de que es
necesario presionar con movilizaciones de calle, buscando fijar y paralizar a
importantes contingentes militares que tendrán que ser dedicados a mantener el
orden interno y seguridad del gobierno, situación que se hará insostenible en
la medida en que se desaten múltiples conflictos y presiones de todo tipo”. En
línea con lo anterior el editorial del WP termina diciendo que “probablemente
no tarde demasiado en producirse una explosión”. No es casual que una de las
organizaciones sediciosas que asolaron al país en el pasado, Voluntad Popular,
haya convocado una marcha para  el
próximo 19 de Abril para exigir la “salida” del presidente Maduro. Ni que el
Secretario General de la OEA, Luis Almagro, declarase hace pocos días en una
entrevista a El País de España que
era inadmisible mantener la neutralidad en Venezuela  “cuando hay presos políticos y la democracia
no está funcionando”.  Como puede verse, se
han movilizado todos los engranajes y dispositivos para acabar, a cualquier
precio, con la Revolución Bolivariana. Hoy la solidaridad con su pueblo y su
gobierno es más importante que nunca, y no deberán regatearse esfuerzos para
impedir que la siniestra maniobra intervencionista del imperio llegue a
ejecutarse.
Seguiremos con este tema, que nos exige ponernos en guardia ante los
planes del imperio.
(Ver el texto original del editorial del WP en: