5 Agosto 2012

Subo a mi blog un par de notas que demuestran fehacientemente que los llamados «rebeldes» sirios son principalmente una banda de mercenarios extranjeros, reclutados por Estados Unidos a través de Arabia Saudita y Qatar, con el propósito de acabar con el régimen de Assad a cualquier precio. Se calcula que estos dos países enviaron una dotación de unos 40.000 mujaidines para cumplir su siniestro cometido. La primera nota es el informe elaborado por Pepe Escobar, periodista de investigación nacido en Brasil y uno de los mayores expertos sobre el mundo árabe. La otra nota es un informe de Russia TV en donde se da a conocer una filtración de la Casa Blanca que autoriza a la CIA a colaborar y apoyar a los «rebeldes» sirios. (Ver esto:  http://www.youtube.com/watch?v=hux5Qdr9YDs) El derrocamiento del régimen de Assad alteraría dramáticamente el equilibrio geopolítico en Oriente Medio, debilitando la gravitación que en la región tienen Rusia e Irán. Lea estas dos notas y tendrá un motivo más para estar muy preocupado por el futuro de la paz en el mundo.




LA SANGRE SIRIA GRABA UNA NUEVA LÍNEA EN LA
ARENA
Confirmado: la mayoría de los «rebeldes sirios» son
Contras mercenarios extranjeros
por Pepe Escobar
Fuente: Fuente: Asia Times Online, 25 de julio de 2012. Traducido del inglés por Germán Leyens. http://www.voltairenet.org/Confirmado-la-mayoria-de-los

(Pepe
Escobar es periodista y autor de 
Globalistan: How the
Globalized World is Dissolving into Liquid War
(Nimble Books, 2007) y Red Zone Blues: a snapshot of
Baghdad during the surge
. Su último libro
es 
Obama does Globalistan
 (Nimble Books, 2009). Es también corresponsal
para el diario
Asia Times y analista político para 
The Real News)

         Investigadores,
periodistas independientes, observadores trabajando sobre el terreno, desde la
misma Siria, confirman cada día con sus testimonios, análisis lógicos y otros
materiales gráficos que los famosos «rebeldes sirios» —que tanto apoya la prensa comercial
no son en su mayoría otra cosa que una gran banda de Contras mercenarios
fundamentalistas asesinos financiados por los EEUU y por algunas potencias
europeas ávidas de dominación y en coordinación con las monarquías petrodólares
déspotas del Golfo vasallas de Occidente, todos operando contra Siria
principalmente desde territorio turco, israelí y jordano. (clic abajo para continuar) 

A principios del siglo pasado se trazó una línea en
la arena de Acre a Kirkuk. Dos potencias coloniales –Gran Bretaña y Francia– se
repartieron tranquilamente el Medio Oriente; todo lo que estaba al norte de la
línea para Francia; el sur era de Gran Bretaña.
Muchos reveses –y tragedias concéntricas– después,
una nueva línea en la arena está siendo trazada por Arabia Saudí y Catar. Entre
Siria e Irak, lo quieren todo. Y hablemos de retorno de los reprimidos; ahora,
como parte del compuesto OTAN-Consejo de Cooperación del Golfo (CCG),
están en la cama con sus antiguos amos coloniales.
Ir a video que muestra a los “rebeldes sirios” asesinando a miembros desarmados
de una familia
: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=Hfoq4WUwUvM#!

Se puede observar en el video que los «rebeldes sirios», es decir los Contras
mercenarios están drogados la mayor parte del tiempo, eso explica su estado de
exitación extrema, en el video van a ejecutar a una familia entera que han
capturado en su casa por el sólo hecho que dicha familia muy respetada en el
pueblo guardaba simpatía por el gobierno del presidente Bashar Al-Assad. Este
video ha sido filmado y colgado en internet por los mismos mercenarios muy
orgullosos de mostrar sus acciones.
Golpe
tras golpe
No importa lo que pregonen los medios militarizados
de Occidente, no hay un juego final en Siria todavía. Al contrario: el juego
sectario no hace másque comenzar.
Es de nuevo el Afganistán de los años 80. Las más de 100 pandillas fuertemente armadas involucradas
en la guerra civil de Siria rebosan de fondos
 con los cuales el
CCG financia sus granadas rusas propulsadas por cohetes y compradas en el
mercado negro. Numerosos salafistas-yihadistas cruzan hacia Siria, no solo
desde Irak, sino también de Kuwait, Argelia, Túnez y Pakistán, después de
llamados embravecidos de sus imames.
Secuestros, violaciones y matanzas de civiles favorables al
régimen de Asad se están convirtiendo en la ley del país.
Persiguen todavía con más ardor a los cristianos [1].
Obligan a irse a los exiliados iraquíes residentes en Damasco, especialmente
los que viven en Sayyida Zainab, el vecindario de predominio chií nombrado así
en honor de la nieta del Profeta Muhammad, enterrada en la hermosa mezquita
local. La BBC, dicho sea en su favor, por lo menos informó al respecto [2].
Efectúan ejecuciones sumarias; el viceministro del
Interior de Iraq Adnan al-Assadi dijo a AFP que los guardias fronterizos vieron
que el Ejército Libre Sirio (ELS) tomó el control de un puesto de la frontera y
luego«ejecutó a 22 soldados sirios ante los ojos de los soldados iraquíes».
El cruce Bab al-Hawa entre Siria y Turquía fue
invadido por más de 150 muyahidines descritos como multinacionales [3],
provenientes de Argelia, Egipto, Arabia Saudí, Túnez, los Emiratos Árabes
Unidos, Chechenia e incluso Francia. Muchos proclamaron su fidelidad a Al Qaida en el Magreb Islámico (AQIM).
Quemaron numerosos camiones turcos. Filmaron su
propio vídeo promocional. Desfilaron con su bandera de Al Qaida. Y
declararon que toda la zona fronteriza era un Estado islámico.
Entrega
tu tarjeta de identidad de terrorista
No hay forma de comprender la dinámica siria sin
saber que la mayoría de los comandantes del ELS no son sirios, sino iraquíes
suníes. El ELS solo pudo ocupar el cruce fronterizo Abu Kamal entre Siria e
Irak porque toda la zona está controlada por tribus suníes visceralmente
opuestas al gobierno de al-Maliki en Bagdad. El libre flujo de muyahidines, yihadistas de la línea dura y armas entre
Irak y Siria ya está más que establecido.
La idea de que la Liga Árabe –comportándose como
portavoz oficial de OTAN-CCG– ofrezca asilo a Bashar al-Assad podría ser tan
ridícula como la de que la CIA supervise qué grupos muyahidines y yihadistas
pueden acceder a las armas financiadas por Catar y los saudíes.
Al principio, puede haber sido solo un mal chiste.
Después de todo, la oferta del exilio provino de exactamente los mismos
paragones de la democracia, la Casa de Saud y Catar, que controlan la Liga Árabe y financian a los muyahidines
y la yihad anti-Siria
.
Bagdad, sin embargo, condenó públicamente la oferta
del exilio. Y la secuela –de hecho el mismo día– fue digna de The Joker (sí,
el enemigo de Batman): una ola de atentados anti-chiíes en Iraq,
con más de 100 muertos, debidamente reivindicada por el Estado Islámico de
Irak, la franquicia local de Al Qaida. Su portavoz, Abu Bakr al-Baghdadi, urgió
enérgicamente a las tribus suníes de Anbar y Nineveh a que se sumen a la yihad
y derroquen el gobierno «infiel» en Bagdad.
El movimiento de ida y vuelta de muyahidines y
yihadistas entre Siria e Irak ha sido más que confirmado por Izzat
al-Shahbandar, alto miembro del parlamento de Irak y asistente próximo del
primer ministro al-Maliki.
Bagdad incluso ha actualizado listas. La frecuencia de cambio solo pudo generar
más frenética neolengua orwelliana acuñada por el sitio Moon de Alabama en la
web [4].
Los muyahidines y yihadistas activos en Irak ahora
son «insurgentes iraquíes». Y los muyahidines y yihadistas activos de Siria
siguen siendo los usuales «rebeldes sirios». Todos han sido sacados del
servicio activo como «terroristas». Según esta lógica el Batman de
Colorado también podría ser descrito como «insurgente».
Seguid
el dinero
Tal y como aparece, los idealizados «rebeldes»
sirios, más los insurgentes conocidos previamente como terroristas, no pueden
vencer a los militares sirios, ni siquiera con la lluvia de dinero y armas de
los saudíes y los cataríes.
Tampoco existe evidencia de que el régimen
considere una retirada a las montañas alauitas del norte de Siria, como lo
evoca la discusión colectiva en los blogs de política exterior. Después de todo
los «rebeldes» no controlan ningún territorio.
Lo seguro es quién se beneficiará de la progresiva
balcanización de Siria. A la Casa de Saud y Catar les encantaría que la guerra
civil se exportara a Iraq y el Líbano; en sus cálculos extremadamente
estrechos, eso podría acabar produciendo otros regímenes suníes.
Por lo tanto hay que esperar que los fondos saudíes
y cataríes compren a cualquier burócrata sirio bien conectado, incluso a pesar
de que la burguesía urbana suní todavía no ha abandonado el barco.
Y a medida que se extiende la guerra civil, un
tsunami de armas seguirá inundando Jordania, Líbano, Irak y por supuesto
Turquía, reforzando grupos guerrilleros de todo tipo, incluidos los kurdos, una
faceta más de la ahora excluida neo-otomana Turquía que contempla impotente
cómo se destruyen los Estados tallados en la arena por esa línea colonial de
los años veinte del siglo pasado.
Estratégicamente, será siempre una guerra por
encargo, esencialmente de Arabia Saudí contra Irán con el apoyo de la Casa de
Saud a islamistas de todos los colores en comparación con el apoyo de Catar a
«su» Hermandad Musulmana. Pero sobre todo se trata de EE.UU.-OTAN-CCG contra
Irán.
Los motivos de Israel van más allá del deseo
sectario saudí/catarí. El primer ministro de Israel Bibi Netanyahu acaba de
desenterrar un «bushismo» calificando a Irán-Siria-Hizbulá de «eje del mal». Lo
que desea a largo plazo Tel Aviv es obvio: que Washington, con o sin el
gobierno de Obama, derribe ese eje.
Mientras tanto, ese objetivo a largo plazo no
impide que el ministro de defensa israelí Ehud Barak enloquezca especulando
respecto a una invasión de Siria basada en una hipotética transferencia de
misiles antiaéreos sirios o incluso de armas químicas a Hizbulá.
Washington, por su parte, adoraría tener por lo
menos un dócil gobierno suní en Damasco para acelerar el cerco de Irán sin
aumentar los temores sustanciales de Israel. Mientras tanto, lo que pasa por
«poder inteligente» no es más que ilusiones glorificadas. Así es como los
funcionarios pro Israel de EE.UU. planean una Siria post Asad [5].
Y llega
el nuevo Bane
A pesar de todos sus valores de producción, la
yihad de la OTAN –en conjunto con afiliados de al Qaida y copiones– todavía no
ha logrado el cambio de régimen. No habrá sanciones del Consejo de Seguridad de
la ONU, como ya han subrayado tres veces Pekín y Moscú. Por lo tanto sigue
apareciendo siempre el Plan B. Este último sale directamente del guión al
estilo de Irak: Damasco atacará a los civiles con armas químicas. Duró solo
unos pocos ciclos noticiosos.
El presidente ruso, Vladimir Putin, ya lo ha dejado
claro: un cambio de régimen es un anatema, especialmente por un motivo que
elude la mayoría en Occidente, los yihadistas en las puertas de Damasco
significa que estarán muy cerca del Cáucaso, la posible nueva perla de un
collar letal tendente a desestabilizar la Rusia musulmana.
El resultado contraproducente, mientras tanto, está
listo para atacar como la Medusa. Lo que para todos los propósitos prácticos
son escuadrones de la muerte muyahidines/yihadistas de la OTAN y el CCG estarán
encantados de sangrar a Siria siguiendo líneas sectarias, en la arena y
especialmente en áreas urbanas. Comenzó la temporada de caza, no solo de
alauitas sino también de cristianos (10% de la población).
Una política exterior que privilegia a los
yihadistas suníes, conocidos anteriormente como terroristas, para que creen un
Estado «democrático» en Medio Oriente parece haber sido conjurada por Bane (el
malo de la película en The Dark Knight Rises, el capítulo final de
la trilogía de Batman). Y sí, somos sus creadores. Mientras los
mejores carecen de toda convicción, y los peores están repletos de intensidad
apasionada, un superhombre suní yihadista enmascarado camina hacia su
nacimiento en Damasco.
________________________________
A continuación, el Informe de Russia TV:

Secreto de Estado: Obama permite a la CIA ayudar a
los rebeldes en Siria
RED
VOLTAIRE | 2 DE AGOSTO DE 2012
Descripción: +
El presidente estadounidense firmó en secreto un
decreto que avala operaciones de inteligencia en ese país.
El mandatario de EE.UU., Barack Obama, firmó un
decreto que autoriza operaciones encubiertas de la CIA u otras agencias para
respaldar a los insurgentes sirios en su lucha contra el gobierno de Bashar al
Assad.
Mientras en las fronteras de Siria aumentan el
número de campos militares donde extranjeros entrenan a los detractores del
regimen de Bashar al Assad, la cadena CNN y la agencia Reuters informaron que
Barack Obama firmó un decreto para permitir a la CIA operaciones secretas en
apoyo de los insurgentes sirios.
El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC,
por sus siglas en inglés) Tommy Vietor se negó a comentar el asunto. No se
precisa exactamente cuándo fue firmado el documento, pero algunos funcionarios
de EE.UU. han comunicado a esos medios que Obama lo firmó hace varios meses.
Este decreto permite a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y a otros órganos
del país suministrar amplia ayuda a la oposición armada en Siria para derrocar
al régimen del presidente Bashar Al Assad.
Respaldo
“no letal” y clandestino
Los detalles de dicha ayuda son aún desconocidos,
sin embargo fuentes de CNN reportan que Washington coopera con los países que
arman a los insurgentes, como Arabia Saudita y Qatar, y elige a los grupos
armados que merecen su ayuda.
Además, funcionarios estadounidenses han confirmado
que EE.UU. asesora a insurgentes en el área de inteligencia, suministrándoles
información de los movimientos de las tropas de Al Assad, lo que agrava los
enfrentamientos entre ambas partes.
Oficialmente, la administración de Barack Obama
sigue cautelosamente rechazando armar a los opositores, en parte porque no sabe
demasiado de estos grupos. Sin embargo, el miércoles pasado el Departamento de
Estado destinó 25 millones de dólares a la oposición siria como ayuda “no
letal” y 64 millones más de “asistencia humanitaria” para el pueblo.
A finales de julio pasado, el periódico The New
York Times citó fuentes anónimas que aseguraban que la CIA suministra en
secreto armas a la oposición siria a través de la frontera sirio-turca. El
diario precisó que el pago de los armamentos lo hacen los principales
adversarios del régimen sirio: Turquía, Arabia Saudita y Qatar.
Cabe mencionar que un decreto secreto similar fue
firmado por el presidente estadounidense durante la guerra en Libia en el 2011
para ayudar a combatir al líder del país, el coronel Muammar Gaddafi. En ese
entonces, el conflicto terminó con la intervención de la OTAN, el derrocamiento
del régimen libio y el asesinato de Gaddafi.
El
Mossad y la CIA, entrenadores militares
Diversos medios han advertido que varios países
vecinos de Siria, que están en contra del régimen de Al Assad, están abriendo
campos de entrenamiento militar y bases de apoyo para los insurgentes armados.
También han informado de la presencia de especialistas estadounidenses e
israelíes en la región.
Así, la conocida empresa de seguridad
estadounidense Blackwater instaló en Turquía campos de entrenamiento de
mercenarios para enviarlos a luchar contra Al Assad, según el periódico turco
Idinik. El rotativo informa que estas tropas se infiltran en Siria a través de
la provincia turca de Hatay.
Los oficiales sirios de inteligencia aseguran que
junto con Blackwater operan integrantes de la agencia de inteligencia israelí,
el Mossad y de la CIA, según Press TV.
Otros medios internacionales citan a funcionarios
estadounidenses, que aseguran que el gobierno de EE.UU. coopera con un centro
de comando secreto con sede en la ciudad turca de Adana, a unos 100 kilómetros
de la frontera con Siria.
Desde allí, Turquía, Arabia Saudita y Qatar dan
apoyo militar y aseguran las comunicaciones para respaldar a los rebeldes,
según The Daily Mail.
Además, en Qatar existe un centro militar cuyo
objetivo es concentrar a los agentes de inteligencia de EE.UU., Francia, Qatar,
Arabia Saudita e Israel, al igual que a los miembros de Blackwater y de la
oposición siria, revela el experto sirio en asuntos estratégicos Salim Harba,
citado por la cadena Press TV.
Experta:
Arabia Saudita y Qatar, con el respaldo de EE.UU. y la OTAN, quieren tomar el
control absoluto de Siria
Las principales organizaciones opositoras sirias,
el Ejército Libre Sirio y el Consejo Nacional, son en realidad “la cara amable
del radicalismo de Qatar y Arabia Saudita” que intentan “tomar el control absoluto
de Siria”, opina la analista independiente Conchetta Dellavernia.
Estos países son “Estados terroristas apadrinados
por EE.UU. y la OTAN” por lo que “Siria tendrá un conflicto largo y doloroso”
ya que los rebeldes están protegidos por estas naciones y por la CIA, asegura.
Mientras tanto, se endurecen los enfrentamientos
entre las tropas gubernamentales y los rebeldes en la ciudad de Alepo, capital
financiera de Siria y zona de sangrientas batallas desde julio pasado.
El presidente Al Assad dijo que la batalla por
mantener el control de la ciudad es “crucial” y de ella depende el destino de
su pueblo. Pero hay informes de que los rebeldes han tomado las entradas y
salidas de la ciudad, así como una base militar cerca del lugar. Este jueves,
los rebeldes sirios bombardearon el aeropuerto militar de Menagh ubicado en la
ciudad.
El miércoles 2 de agosto se publicaron informes de
que el rebelde Ejército Libre Sirio habría recibido alrededor de dos decenas de
misiles tierra-aire, arma indispensable para derrotar a la aviación de Al Assad
en la ciudad de Alepo. Sin embrago los insurgentes lo niegan.
La tensión aumenta con las últimas acciones de
Turquía, que podría tener preparados campos de entrenamiento para los rebeldes
sirios y este lunes envió un convoy de carros blindados, tanques y tropas de
infantería a la frontera siria del norte de Alepo. Anteriormente, el país cerró
su frontera con Siria y desplegó allí misiles de defensa antiaérea.
Desde que comenzó la batalla en Alepo más de
200.000 personas han abandonado sus casas y los que permanecieron en la ciudad
asediada viven sin agua potable, alimentos ni electricidad. Según datos de la
ONU, en el conflicto sirio ya han perdido la vida unas 16.000 personas.