CUMBRE DE
INTELECTUALES, PARLAMENTARIOS Y LUCHADORES SOCIALES, realizada en el marco de la
CUMBRE DE LOS PUEBLOS paralela a la CUMBRE CELAC-UE
DECLARACIÓN
DE BRUSELAS
Nosotros y nosotras, parlamentarios, 
intelectuales, y luchadores sociales, provenientes de América Latina y El
Caribe y de Europa, reunidos en la ciudad de Bruselas, Bélgica, el 10 de junio
de 2015, en la Cumbre de los Pueblos paralela a Cumbre CELAC-UE, proclamamos:
El rechazo a la ofensiva del capital, en la llamada
Doctrina Obama, que enmarca las nuevas reacciones del imperialismo a través de
una geopolítica del miedo, que amenaza en términos políticos, económicos
y  sociales a todo el mundo y particularmente a los pueblos y fuerzas
insurgentes de Nuestra América y  Europa, sacrificados a la lógica de los
ajustes neoliberales, ejemplificado en el proceso de Grecia, a quién expresamos
nuestra solidaridad por su resistencia a los ajustes, como han sido afrontados
por las sociedades de América Latina.
Condenamos la tergiversación y la manipulación de los
poderes mediáticos sobre los procesos de cambio en América Latina y las luchas
de las fuerzas progresistas en Europa.
Denunciamos la agresión imperial desarrollada en forma
ininterrumpida desde hace quince años, a través de una feroz campaña, de parte
de la prensa al servicio de la reacción internacional contra Venezuela, que ha
sido sometida a una guerra económica sin cuartel, por medio, del acaparamiento,
 de los sobreprecios y precios de transferencia aplicados por las
trasnacionales, los incidentes violentos que generaron 43 muertos y centenares
de heridos, entre los meses de febrero y abril de 2014,  buscando socavar
la credibilidad y el papel histórico que juega la patria de Bolívar.
Rechazamos enérgicamente una intervención militar
foránea o un golpe de Estado, estimulado y amparado por la extrema derecha
nacional e internacional, y la incomprensión y la complicidad de sectores de
la  socialdemocracia, tal como ya lo hicieron en Honduras en 2009, o los
intentos contra Ecuador, Paraguay y Bolivia, entre otras.

Afirmamos y nos congratulamos por el amplio avance que
en materia de cumplimiento de los derechos humanos ha alcanzado Venezuela en
los últimos 16 años. Nos negamos a la politización del tema por parte de
sectores interesados de la prensa  y actores internacionales y nacionales,
que buscan promover la impunidad para los responsables intelectuales y
materiales de los hechos de violencia generada en Venezuela en los años
2013-2014. Nos solidarizamos con la campaña reivindicativa de justicia y
derecho que adelanta el Comité de Víctimas de la Guarimba y el Golpe
continuado. Repudiamos la injerencia de expresidentes, instituciones y
organismos de derechos humanos que buscan la invisibilización de las víctimas y
sus familiares.
Convocamos a los movimientos sociales y organizaciones
europeas, para que actúen junto a América Latina a través de una plataforma
común sobre el rescate de los principios de emancipación, de solidaridad e
independencia, y la alianza entre los pueblos, que trascienda el accionar de
esta Cumbre, concentrada básicamente en los temas económicos, para exigir:
1) El respeto de la soberanía de los pueblos y la
legitimidad de la CELAC y sus instituciones, así como la defensa de América
Latina y El Caribe como zona de paz;  
2) la derogación del Decreto de
Obama contra Venezuela;  
3) el levantamiento del criminal bloqueo contra
Cuba, la devolución del territorio ocupado ilegalmente  por la base
militar de Guantánamo, la justa indemnización al pueblo cubano por los daños
ocasionados durante más de cinco (5) décadas y  la eliminación de la
“Posición común” de la Unión Europea hacia Cuba;  
4) el reconocimiento de los derechos
argentinos sobre Las Malvinas, la desocupación militar de Haití y el llamado
inmediato a elecciones democráticas, y la independencia y autodeterminación de
Puerto Rico y la liberación de Oscar López Rivera;  
5) el derecho a la salida al mar de Bolivia;  
6) el respeto de Chevron a la soberanía de Ecuador y que asuma la
responsabilidad por el ecocidio que causó en la Amazonía, y la no intromisión
de Exxon en los mecanismos de resolución de diferencias entre Guyana y
Venezuela;  
7) el fin de las políticas migratorias de los EEUU, que
provocan miles de víctimas, mayormente Latinoamericanos, así como la violación
de los derechos humanos cometidos contra los afrodescendientes en EEUU;  y 
8) el total esclarecimiento de la desaparición de los 43 de Ayotzinapa y nos
solidarizamos con el reclamo de justicia de sus familias y del pueblo mexicano.

Denunciamos que la Unión Europea  y muchos
gobiernos latinoamericanos están participando en negociaciones secretas de
acuerdos comerciales plurilaterales de nueva generación impulsados por los
Estados Unidos y sus aliados, tales como: la Asociación Transatlántica de
Comercio e Inversiones (TTIP), el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) y
el Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA). Dichos tratados son
instrumentos del proceso de expansión y acumulación capitalista y buscan
perpetuar y tornar irreversibles los “derechos” otorgados a la Inversión
Extranjera Directa, las privatizaciones, desmonopolizaciones y
desregulaciones  para asegurar y conseguir un mayor control y extracción
de ganancias de las economías nacionales y la economía  mundial. Con ese
fin plantean un conjunto de cambios  institucionales que son
antidemocráticos y atentan contra la soberanía de nuestros países.
Actualmente los Tratados Bilaterales de Inversión y de
Libre Comercio, junto con los Tribunales de Resolución de Controversias, son
creados y utilizados por las empresas trasnacionales para explotar las riquezas
de Nuestra América y debilitar a los Estados nacionales que llevan adelante
procesos de cambio. Saludamos y nos solidarizamos con las denuncias de esos
Tratados realizados por Bolivia, Ecuador y Venezuela, y respaldamos la creación
de un instrumento vinculante para regular y sancionar las acciones de las
Trasnacionales, como ha sido propuesto en Naciones Unidas.

Asimismo, nos solidarizamos con las luchas de los
pueblos europeos afectados por las políticas de austeridad impuestas por la
Troika (Comisión Europea, Fondo Monetario Internacional y Banco Central
Europeo). Denunciamos que las políticas de austeridad impulsadas, incrementarán
las desigualdades sociales, el desempleo, la pobreza, el empleo precario y la
explotación laboral.

Responsabilizamos a la OTAN por sus políticas de
agresión y a la UE por sus políticas migratorias y xenófobas, que han causado
la tragedia humana en el Mediterráneo, África y Medio Oriente, con la pérdida
de vidas humanas por el éxodo migratorio, por el apoyo a los grupos terroristas
fundamentalistas y por la amenaza del  imperialismo a la paz en la zona,
con efectos terribles en una potencial guerra que se extienda por toda la
región a partir del conflicto en Ucrania.

Condenamos toda manifestación de racismo y hacemos
nuestras las reivindicaciones de los pueblos originarios y afrodescendientes.

Exhortamos a los gobiernos, movimientos sociales,
intelectuales, artistas, cultores y cultoras, a erradicar el feminicidio y el
heteropatriarcado asesino. Promovamos la soberanía de los cuerpos, el derecho a
decidir sobre ellos y a reconocer las disidencias sexuales y de género.

Apoyamos las conversaciones de Paz llevadas a cabo
entre el Gobierno de la República de Colombia y las FARC- EP.

Rescatamos la trascendencia y el papel histórico del
pensamiento geopolítico de Simón Bolívar, en el año Bicentenario de la Carta de
Jamaica, pues las tareas de la integración y unidad americana que señalaba en
1815, tienen total vigencia en la actual coyuntura geopolítica de agresiones
del Imperialismo.

Valoramos los esfuerzos realizados a través de la Red
de Intelectuales, Artistas y Luchadores Sociales en Defensa de la Humanidad, en
forma ininterrumpida desde hace más de once años, y llamamos a fortalecer este
instrumento fundamental que impulsaron los Comandantes Hugo Chávez y Fidel
Castro, en función de la defensa del pensamiento crítico y emancipatorio, para
contrarrestar la hegemonía del capital.
En Bruselas, Bélgica, a los diez días del mes de junio
de 2015.