A continuación, una entrevista que me hiciera La Jornada de Jalisco durante mi reciente visita a Guadalajara, a propósito de la coyuntura socio-política mexicana.

La Jornada de Jalisco
Guadalajara, 19.2.2010

Ha perdido liderazgo en América Latina, señala el sociólogo
México necesita nuevas alternativas para su democracia, señala Atilio Boron

PALOMA ROBLES

Las políticas neoliberales han extendido la brecha de la desigualdad en el país

“México necesita de nuevas alternativas para su democracia, la crisis del capitalismo es la oportunidad de un socialismo real”, declaró en entrevista con La Jornada Jalisco el sociólogo argentino Atilio Borón, que estuvo de visita en la ciudad con motivo de la conferencia magistral “Alternativas para la democratización latinoamericana”, convocada por la Cátedra Alain Touraine del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y quien consideró que el país ha perdido liderazgo en América Latina.

Refirió que “la crisis del capitalismo significa ponernos en guardia para que no sean los más vulnerables los que paguen el costo de esa crisis y eso transformarlo en un salto adelante a partir de la convicción cada vez más generalizada entre los estudiosos, de que el capitalismo está generando problemas que ya no puede resolver en sí mismo, y por lo tanto aunque parezca paradójico, la crisis del capitalismo torna a la alternativa socialista mucho más realista”.

Borón se dijo preocupado por la injerencia de las fuerzas armadas en los procesos políticos de México. Manifestó que poco a poco se pierde la supremacía civil abriéndole espacio a lo militar, “lo que resulta en algo negativo y pone en tela de juicio la sustentabilidad y la vitalidad del proceso democrático en el país”, recalcó.

“Uno de los rasgos que habían marcado la diferencia de México en referencia a los demás países de la región era la completa supeditación de las fuerzas armas al poder civil”, manifestó.

El académico resaltó que el país está luchando por avanzar en dirección de una democracia que a su parecer tiene que ir mucho más allá de los elementos más formales como las elecciones y las leyes, “lo que uno observa en México es que el rumbo de las políticas económicas neoliberales lo único que han hecho es profundizar la desigualdad, la inequidad y la injusticia y esos son terrenos sobre los que no se puede consolidar una democracia genuina”.

Explicó que lo que queda por parte de los ciudadanos es llegar a afianzar una alternativa política para la nación.

Declaró que es urgente que México recupere la autodeterminación nacional: ”en otras palabras: un país que está crecientemente sometido al influjo de fuerzas externas como son las de Estados Unidos, difícilmente puede construir un orden democrático digno de su nombre”.

Expresó que ve con ojos de desconfianza la tendencia antisindical tan presente en Estados Unidos y que comienza a tener rastros en México: “yo creo que es altamente pernicioso”, dijo.

“Para nosotros en el sur, México y Brasil son dos países fundamentales que no pueden caer bajo el influjo de potencias exteriores porque eso redundaría en repercusiones en toda América Latina. Estamos esperando que haya una renovación política que permita contrarrestar estas tendencias”, declaró.

Es lamentable que México haya perdido terreno en los últimos dos sexenios a nivel regional.

“Lo que pasó en Honduras es inadmisible: ¿cómo es posible que se haya suscitado un golpe de Estado, se haya legitimado una elección fraudulenta y que el propio ex presidente legítimo Zelaya haya tenido que refugiarse en la embajada de Brasil y no en la de México?”

“Yo recuerdo que en la época de la guerra civil en El Salvador, México tenía una presencia fundamental e intercedió en la pacificación, el armisticio y el fin de la guerra en conjunto con Francia”, refirió el sociólogo.

Remató: “hoy en día todo eso ha desaparecido a favor de un México que yo veo maniatado, amordazado por Estados Unidos, y realmente eso es una situación que hay que revertir lo antes posible, por el bien de México y por el bien de América Latina”.