Quito, 19 de enero de 2010

Estuve reunido con el presidente Rafael Correa, en el marco de un espléndido Foro Internacional organizado por el Instituto Ecuatoriano de Altos Estudios Nacionales del Ministerio de Coordinación de la Política del gobierno del Ecuador. El Foro tenía como tema central: «Los nuevos retos de América Latina: Socialismo y Sumak Kawsay» y se celebró entre el 18 y 19 de Enero de este año en Quito.

Entre los participantes se contaron Nidia Díaz, fundadora del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional de El Salvador; Marcos Roitman, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid; Marta Harnecker, del Centro Internacional Miranda, de Caracas; François Houtart, del CETRI, de Bélgica; Sigfrido Reyes, Vicepresidente de la Asamblea Legislativa de El Salvador; Alexander Main, del Centro de Análisis Económico y Político de Washington; Aristóbulo Isturiz, ex Alcalde de Caracas; Boaventura de Sousa Santos, de la Universidad de Coimbra; Luis Britto García, de la Universidad Central de Venezuela, Caracas y Marco Enríquez Ominami, ex-candidato presidencial de Chile.

A este grupo se sumaron los anfitriones del evento: Ricardo Patiño, Ministro Coordinador de la Política; Juan Meriguet Martínez, del mismo ministerio; Pedro Páez, René Ramírez; Ana María Larrea, de la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo; María Paula Romo y otros altos funcionarios. Además, se contó con la presencia de una nutrida delegación de militantes de Alianza País de la totalidad de las provincias ecuatorianas, que participaron activamente en los extensos debates suscitados por las diferentes ponencias.

Se trató, en suma, de un evento sumamente enriquecedor pos las vibrantes discusiones habidas en torno a los grandes retos que enfrenta la región y la necesidad de construir un proyecto socialista que, superando anteriores economicismos, garantice el Sumak Kawsay para todas y todos. Esto es, la «buena vida», algo que no pueden medir los índices de crecimiento del PIB u otros por el estilo. El Sumak Kawsay se refiere a otras dimensiones como la calidad de vida, la igualdad, la libertad efectiva (no la letra muerta exaltada en nuestras constituciones), la verdadera democracia (y no el simulacro de nuestras democracias liberales), la vida en armonía con la naturaleza, la solidaridad, el altruísmo, el pleno desarrollo espiritual, el respeto por las diferencias, etcétera. Es la consideración por todos estos aspectos lo que en su momento llevó al Che Guevara a decir que «el socialismo como fórmula de redistribución de bienes materiales no me interesa.» Fue en el marco de este foro que se obtuvo la fotografía que ilustra esta nota. En los próximos días publicaré en este blog algunas reflexiones acerca de la fascinante experiencia en curso en Ecuador.