26 Diciembre 2009

Tres jóvenes de la provincia argentina de Neuquén comenzaron a escalar la cima del Aconcagua para reclamar desde allí la libertad de cinco luchadores antiterroristas cubanos encarcelados desde 1998 en Estados Unidos.
Santiago Vega, conductor radial y televisivo, Aldo Bonavitta, empleado bancario, y Alcides Bonavitta, militante social, comenzaron este 25 de diciembre la escalada, dijeron a Prensa Latina fuentes cercanas a la expedición.
Estos tres brigadistas patagónicos -indicaron- tomaron como propio el reclamo mundial por la inmediata liberación de Ramón Labañino, Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Fernando González y René González.
Los escaladores llevarán una bandera con el logotipo creado por Gerardo Hernández y la dejarán en el llamado techo de América: el pico Aconcagua, de seis mil 959 metros de altura sobre el nivel del mar.

Atilio Borón (a la izquierda) junto a Santiago «Meteoro» Vega con la bandera que los expedicionarios llevarán al Aconcagua.
Será esta una manera más de exigir libertad para los Cinco -como son conocidos en las campañas internacionales por su excarcelación- y de dar a conocer lo que la prensa cómplice calla, agregó la propia fuente.
Solidarios y comprometidos, los alpinistas patagónicos emularán así la voluntad de superación de otro joven argentino, Ernesto Guevara, quien a mediados de la pasada centuria intentó una y otra vez subir el famoso Popocatepetl, en México.
Según lo programado, la expedición retornará el 18 de enero de 2010 a la ciudad de Neuquén, más de mil 100 kilómetros al suroeste de esta capital, después de desafiar las temperaturas extremas y el peligro que conlleva un ascenso de este tipo.
El Aconcagua está ubicado casi en la frontera entre Argentina y Chile, a 30 kilómetros (un día y medio a pie) de Puente del Inca, y forma parte del llamado circuito mundial de las “Siete Cumbres”.