7.3.2013

A continuación, una entrevista concedida el día de hoy a la Agencia de Noticias TELAM.

ADIÓS A CHÁVEZ
Borón: «El
chavismo será corriente política en América Latina»

El politólogo evaluó que su deceso significará la “coagulación del
chavismo como una corriente política ideológica de la izquierda en América
Latina”, a pesar de los pronósticos de otros analistas que hablan de
«post-chavismo».
·       
 

El sociólogo explicó en una entrevista a Télam el panorama político y económico
que deja el fallecimiento del líder venezolano, ocurrido el último martes a
causa del cáncer que padecía desde hacía casi dos años, y pronosticó un futuro
estable para un supuesto gobierno de Nicolás Maduro.

“La muerte de Chávez ciertamente produce un vacío difícil de llenar porque se
trata de un líder dotado de una enorme capacidad de creación de consensos y de concretar
en los hechos el espíritu unitario propio de los ideales anti-imperialistas y
bolivarianos”, analizó.

“Esto significa que el avance del proceso de emancipación económica, social y
política demuestra que la región va a tener que acostumbrarse a un estilo de
conducción diferente a lo que era antes, bajo el liderazgo de Chávez”, dijo.

El analista remarcó que si bien “no hay nadie que pueda ocupar ese lugar”, la
dinámica del proceso de integración de América Latina continuará su curso, “aunque
va a descansar de manera creciente sobre los acuerdos e iniciativas que tomen
los gobiernos de la región, sobre todo los más consustanciados con el ideal
bolivariano y sanmartiniano de la unidad latinoamericana”.

“Hay mucha gente, como Rodolfo Terragno, Jorge Altamira y Beatriz Sarlo, que en
notas publicadas en estos días hablan con cierta ligereza del surgimiento de un `post-chavismo` cuando, en realidad si algo va a acontecer con la muerte
de Chávez, es la coagulación del chavismo como una corriente política ideológica
de la izquierda en América Latina”, puntualizó.

“Esto, lejos de ser un fenómeno exclusivo en América Latina, también fue
observado en otras latitudes; por ejemplo en la India. Pese a los asesinatos del
Mahatma e Indira Gandhi la enorme gravitación del movimiento social y la fuerza
políticos que ellos lideraron, el Partido del Congreso, continuó por décadas
después de sus muertes”, ejemplificó.

El sociólogo volvió sobre la muerte de Chávez y utilizando el concepto de
Antonio Gramsci dijo que “ahora habrá un nuevo bloque histórico que perdure
mucho más allá del horizonte vital del fundador del movimiento».

«Eso es lo que América Latina necesita: un chavismo muy robusto para
seguir profundizando el proceso de integración de nuestros pueblos y de defensa
en contra de las agresiones del imperialismo”, resumió.

En cuanto al futuro político, recordó que “Chávez dijo que el candidato a
sucederlo es Maduro, que hay que votar a Maduro y la continuidad del proceso es
Maduro y por más que haya sectores que se resistan, no creo que ninguno de
ellos vaya a cuestionar lo que Chávez estableció tan claramente”.

El politólogo hizo referencia a las distintas figuras que forman parte del
gobierno de Chávez y que podrían ambicionar sucederlo, como el presidente de la
Asamblea Nacional, Diosdado Cabello.

“Cabello está solidario con esa decisión que tomó Chávez, y sabe que sería un
riesgo enorme  tratar de enmendarle la plana
a Chávez, que le pidió a su pueblo que votaran por Nicoás Maduro. Desafiar ese
mandato fracturaría al chavismo y eso sería un error tremendo”, consideró.

No obstante, reconoció que “internas puede haber” porque “en todos los partidos
políticos las hay” pero entiende que en este caso, se está “preservando la
unidad del conjunto”.

“En este momento tan especial se nota que hay una consolidación de las
facciones dentro del chavismo, que se han unificado porque saben que si entran
en una dinámica de centrifugación la derecha puede derrotarlos”.

“El chavismo sólo puede ganar si permanece unificado; si hay dos chavismos podrían
ganar Henrique Capriles y la Embajada norteamericana”, opinó.

Por el contrario, sostuvo que “si Maduro gana y hace una buena gestión,
fortalece vínculos con los movimientos populares y logra contar con el
permanente aval del Ejército -que hasta ahora está garantizado- una discusión sobre
la sucesión podría abrirse poco antes de que termine su mandato, es decir, no
antes de 6 años”.

En cuanto a la oposición, consideró que ahora “la derecha tiene un dilema”,
porque «su  mejor hombre es Capriles
y tiene que definir si lo va mandar a perder por segunda vez, o si va a poner a
algún otro para perder y no quemar a su figura más importante», estimó.

«Claro que esto último podría ocasionar una derrota demasiado
significativa que impidiera, o retardara, la resurrección del antichavismo
cuando sea necesario”, agregó.

Por último, Borón relativizó los problemas económicos que pudieran surgir a
partir de la ausencia Chávez: “Venezuela lleva casi un año siendo gobernada sin
la presencia de Chávez. Tiene problemas como cualquier país, pero ha dado
muestras de que es gobernable aún sin Chávez. No hay ninguna situación que haga
preever un colapso económico a causa de problemas de gobernabilidad”.

notas
relacionadas