Comparto: estupenda carta de Julian Assange en solidaridad con la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad, reunida en Caracas entre el 6 y 7 de Febrero del 2017




Amigos de la red de Intelectuales, Artistas y
Movimientos Sociales por la Humanidad reunidos en Caracas.

En el libro de Proverbios dice que /una casa se construye con sabiduría, y
se establece por medio de entendimiento.
 
Sus cuartos se llenan de hermosos tesoros a través del conocimiento/
. Pero hay algo más en todo esto. 
El siguiente verso es “Los sabios son más poderosos que los fuertes» El
conocimiento es poder.

Tengo el gran honor de dirigirme a Ustedes en este aniversario por la muerte de
un hombre que ha luchado amplia y aguerridamente contra el imperialismo, el
neocolonialismo y otras formas de opresión a los pueblos, especialmente en
América Latina. 
Chavez tuvo el papel más importante en el escenario global con sus incansables
esfuerzos para seguir avanzando en la integración y cooperación regional y
construir un mundo multipolar.
 
Denunció las injusticias tal y como él las veía y en el 2001 fue el único líder
que denunció el asesinato cometido por los EEUU de civiles inocentes en
Afganistán, indicando “Ustedes no pueden pelear el terrorismo con terrorismo”.
Poco después de 6 meses los EEUU apoyaron un golpe de estado en su contra que
fue revertido cuando cientos de miles de venezolanos tomaron las calles, muchos
de ellos con la constitución en sus manos.
 
Como todos nosotros, él no estaba libre de pecado, pero sus virtudes sacudieron
la tierra.


Como director de Wikileaks sacamos a la luz los secretos de los poderosos y
además construimos una Biblioteca distinta y poderosa, una biblioteca que
contiene la información sobre cómo realmente funciona nuestro mundo y sus
instituciones, que contiene información que por siglos ha estado solamente en manos
de las élites y que ahora -no sin correr riesgos y persecuciones- hemos
democratizado y puesto a disposición del pueblo, sin distinción de orientación
política o credo.
Es para todos y todas, para que la sociedad del todo mundo abra los ojos, y con
datos irrefutables en la mano, confronte a los poderosos y saque sus propias
conclusiones, sin filtros mediáticos, sobre los eventos y decisiones políticas
que afectan sus vidas.

El objetivo de Wikileaks, de buscar la verdad en nombre de la humanidad, es hoy
más importante que nunca, un objetivo que seguimos buscando a pesar del alto
precio que pagamos por ello.

El costo, en mi caso, ha sido alto. He estado perseguido judicialmente y
detenido por casi siete años, sin que pese cargo alguno en mi contra. La persecución
se ha extendido a mi familia, a mis hijos, a quienes no he podido ver durante
todo este tiempo.
Tanto Naciones Unidas, como numerosas organizaciones de Derechos Humanos y
personalidades a nivel mundial han hecho un llamado a Suecia y al Reino Unido
para que respeten sus obligaciones internacionales, para que respeten y
reconozcan la soberanía del Estado de Ecuador y por tanto reconozcan mi asilo y
dejen de bloquear el ejercicio de este derecho humano. Es inconcebible que la
actitud imperialista de Reino Unido y de Suecia, en pleno siglo 21, les
permita, con total impunidad, ignorar un acto soberano de un país
independiente, Ecuador. 
Recuerdo a los presentes que Ecuador pagó y sigue pagando un alto precio al
otorgarme el asilo para protegerme de la persecución política por haber
expuesto los secretos del imperio. Su Embajada en Londres sufrió amenazas de
ataque por la policía británica y hasta el día de hoy, es sujeta de niveles de
vigilancia que no tienen comparación alguna.

Denegar el salvoconducto para que yo pueda ir a Latinoamérica es un acto de
imperialismo puro, de países que ocupan altos cargos en Naciones Unidas, y, sin
embargo, se rehúsan a reconocer y habilitar el ejercicio de un derecho
universal, y lo hacen en total impunidad, burlándose, además, de la soberanía
de un país del Sur y de toda la región Latinoamericana que respaldó
unánimemente mi asilo, constituyendo un grave insulto a la dignidad de nuestros
pueblos y al mismo sistema de Naciones Unidas. Hacer esto por años muestra el deterioro
y grave retroceso del sistema internacional de protección de derechos humanos
para todos.
Ni hablar de mi país, Australia, un sirviente más de los intereses
imperialistas, que en siete años no ha abogado por mí ni una sola vez y que
además busca criminalizarme para que yo no pueda volver a casa. A pesar de una
Resolución firme de la más alta autoridad en temas de Detención Arbitrarias que
despues de analizar detenidamente mi caso, estableció que mi detención ha sido
arbitraria e ilegal y el deber de dejarme en libertad de inmediato e
indemnizarme, tanto Suecia como el Reino Unido la ignoran por completo.

Pero a pesar de todo, el imperio no ha logrado silenciarme. Soy libre
simplemente porque soy libre de expresarme. Y disfruto de esta libertad gracias
al coraje de Ecuador y otros Estados, entre ellos Venezuela, que se han unido
para apoyarme. Mi lucha puede convertirse en una historia exitosa para la
libertad de expresión y los derechos humanos.
Por lo tanto la concesión de un salvoconducto sería un acto de justicia y
dignidad para la región.

Permaneceremos fieles a la promesa de publicar la verdad sin miedo o
negociaciones bajo la mesa. Seguiremos esforzándonos en nuestro compromiso con
la verdad y la justicia social.

La liberación de los pueblos depende de la liberación de la mente de los
pueblos. Para ello, necesitamos que esfuerzos revolucionarios pacíficos como el
de Wikileaks, florezcan alrededor del mundo. Por esta razón necesitamos detener
la persecucion contra WikiLeaks y su gente.

Hagámoslo juntos hoy. Mañana puede ser tarde.

Julian Assange

Publicado  por