La lideresa de la democracia Alemana, Angela Merkel, inmunizada ante las contradicciones de su propio discurso (y su propia práctica), compite con Hilary Clinton, Barack Obama y George W. Bush en dar clases de “democracia .” Veamos un par de ejemplos:
En el día de ayer, Página/12 informaba que
EL SERVICIO SECRETO ALEMAN ESTA LEGALMENTE AUTORIZADO A ESPIAR A LOS POLITICOS OPOSITORES

Luz verde para espiar a La Izquierda

El Tribunal Penal Administrativo afirmó que algunas corrientes de la formación “persiguen fines anticonstitucionales”.

Comparta esta nota con un amigo

El servicio secreto alemán está legalmente autorizado a espiar a los políticos de Die Linke (La Izquierda), partido heredero de los comunistas de la extinta República Democrática de Alemania (RDA) y con representación parlamentaria, según una decisión del Tribunal Federal Administrativo con sede en Leipzig.

Según argumentó el tribunal, la observación es legítima, porque algunas corrientes de este partido “persiguen fines anticonstitucionales”. Entre 2005 y 2009, al menos 53 parlamentarios de La Izquierda fueron espiados por el servicio secreto, según Bodo Ramelow, presidente de La Izquierda en el estado federal de Turingia. “Es un escándalo”, subrayó.
El político, de 54 años, anunció inmediatamente que … (clique más abajo)
recurrirá la decisión al Tribunal Constitucional y al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. “Ahora cualquiera con funciones de responsabilidad en este partido puede ser espiado. Esta sentencia no puede quedar así”, señaló.
Los agentes de la Oficina para la Protección de la Constitución vigilan desde hace años a diputados regionales y federales de La Izquierda, una formación nacida en 2007 como fusión de los postcomunistas del Partido del Socialismo Democrático y de una escisión del Partido Socialdemócrata (SPD).
En las elecciones generales de 2009, La Izquierda obtuvo el 12,2 por ciento de los votos y 76 escaños. Además, está representada en trece de los dieciséis parlamentos regionales. Y según los sondeos, hay un repunte de la oposición y una caída evidente de la alianza gobernante (ver recuadro).
No es la primera vez que el gobierno de Merkel toma una decisión respecto del espionaje. En 2007, la ley que aprobó el oficialismo autorizó a que las llamadas de teléfono y los mensajes en la web no sean secretos y esto afecta desde 2008 a todos los ciudadanos. No sólo el gobierno graba las llamadas de teléfono, también puede espiar el contenido completo del disco rígido de todas las computadoras del país sin autorización judicial y en “casos excepcionales”.

Todo lo cual no le impedía a la Señora Merkel de exigir más reformas políticas a Cuba. Así lo informa el diario Clarín, el día de hoy:
Alemania exigió a Cuba más reformas políticas
Merkel pidió a Raúl Castro elecciones libres y respeto por los derechos humanos.
DEMANDA. ANGELA MERKEL RECLAMO LA LIBERACION TOTAL DE DISIDENTES.
Mientras avanza la excarcelación de presos políticos en Cuba y la Unión Europea analiza flexibilizar sus vínculos con la isla, el gobierno de Alemania exigió ayer a La Habana que lleve a cabo reformas verdaderas y no se quede solo en la liberación de disidentes.
“Exijo al gobierno de la Habana que haga realidad inmediatamente el anuncio del presidente del Parlamento cubano, Ricardo Alarcón, de que todos los disidentes presos serán liberados”, declaró en un comunicado el responsable de política humanitaria y derechos humanos del gobierno alemán, Markus Loning.
“Pero no basta solo eso”, agregó el funcionario en un comunicado. “ El gobierno cubano debe cambiar su política de forma fundamental . Tiene que respetar de una vez a los derechos humanos y hacer posible a sus ciudadanos una vida digna y autodeterminada”, exigió.
El texto firmado por el representante del gobierno de Angela Merkel concluyó: “Para ello, los ciudadanos de Cuba tienen que poder decidir también su gobierno mediante elecciones libres(aunque mi gobierno puede enviar un batallón especializado en espionaje electrónico para monitorear a quienes pretendan entorpecer este tránsito hacia una democracia ejemplar como la que tenemos en Alemania, se le olvidó de aclarar a la ejemplar exponente de la democracia capitalista).
La verdad es que el oficio de analista internacional se ha convertido en un trabajo insalubre. Escuchar y leer esta clase de cosas despierta, aún en el más flemático de nosotros, un deseo difícilmente controlable de erradicar tamaño cinismo con una metodología no precisamente dialoguista y totalmente alejada de las prescripciones de la democracia deliberativa y comunicativa de Jürgen Habermas.